Menú Buscar

Las fusiones bancarias y la 'operación Voloh'

Joaquín Romero
4 min

La confirmación de las negociaciones entre el BBVA y el Banco Sabadell, como ocurrió con el anuncio de septiembre de la fusión entre Caixabank y Bankia, ha dejado al descubierto de nuevo la inoperancia de la Generalitat en la actividad económica de su territorio. Está fuera de juego; no pinta nada.

Los dos bancos catalanes --los únicos que han sobrevivido a la crisis de 2008 y, a la vez, los más importantes de la historia del país-- han pasado del Gobierno autonómico a la hora en enfocar su futuro.

Lo han hecho, primero, porque la Generalitat no tiene nada que ver con las razones de fondo que les empujan a desarrollar estas operaciones. La pandemia va a dilatar la política monetaria de tipos de interés cero, lo que lamina el margen de intereses de la banca hasta no se sabe cuándo. La competencia crece a buen ritmo desde el mundo tecnológico, no desde el financiero; es decir, la nueva banca carece de infraestructura, que en el caso de la vieja pesa como una losa. Sobre todo por la política de expansión de las décadas pasadas: todos aquellos ítems de apertura de oficinas, aumento de plantilla, implantación en nuevos mercados, se han convertido en un lastre.

Los bancos necesitan abaratar costes de forma imperiosa, y no pueden hacerlo únicamente por sí mismos; para afrontar las inversiones tecnológicas que precisan están obligados a ganar tamaño a través de las integraciones.

En ese escenario, ¿qué sentido tiene recurrir a la Generalitat? Su relación con las desaparecidas cajas de ahorro no es precisamente un aval: todo el mundo conoce el uso que las Administraciones catalanas --también las diputaciones-- hicieron de esas entidades. Un desastre. Y aquí no vale el consuelo de mal de muchos: solo hay que mirar otra vez al País Vasco para comprobar cómo algunos partidos sí han sabido preservar sus cajas clásicas, tres, e integrarlas en un banco, Kutxabank, una entidad muy solvente aunque adolezca de la peculiaridad de no cotizar en bolsa.

Cabe preguntarse si en algún momento a Josep Oliu o a Jaume Guardiola, presidente y consejero delegado del Banco Sabadell, se les pasó por la cabeza poner al día al Govern de sus planes. Tengo la impresión de que nunca ocurrió, y de que si tuvieron esa tentación rápidamente desistieron. No quiero ni imaginarme las consecuencias de que en una de las grabaciones de la operación Voloh hubiesen aparecido conversaciones entre David Madí y cualquiera de los altos ejecutivos del Sabadell en las que el neoconvergente tratara de convencerles de que en lugar de contratar a Goldman Sachs y a Uría Menéndez para llevarles las negociaciones se apañaran con unos recomendaos suyos de confianza.

Destacadas en Crónica Business

 

Artículos anteriores
¿Quién es... Joaquín Romero?
Joaquín Romero

Periodista desde 1975. Fue redactor de Tele/eXprés y El Correo Catalán, entre otras publicaciones. Ha sido redactor jefe de El Periódico de Catalunya entre 1994 y 2014. También ha sido director de Crónica Global.