Menú Buscar

El hombre que nunca se fue

Ramón de España
3 min

En una reciente entrega de la saga Bond, hay un momento en el que M le dice a 007, que lleva un tiempo sin dejarse ver por el MI6 y actuando por su cuenta, “gracias por volver”. A lo que Daniel Craig responde: “Nunca me fui”. Este intercambio verbal podría darse perfectamente entre los hinchas de José María Aznar y el expresidente del Gobierno español. Aznar hizo como que se retiraba, pero nunca ha desaparecido del todo, y siempre que puede le gusta ejercer de Pepito Grillo (o de lucecita del Pardo, según el punto de vista). Generalmente, cuando abría la boca era para poner de vuelta y media a Mariano Rajoy, a quien él mismo había colocado a dedo en su sitio. Parece que no le acababa de convencer el modo en que llevaba Mariano las cosas de España, y no dejaba pasar la oportunidad de recordárselo.

Ahora que Rajoy ya no está entre nosotros --aparentemente, porque con ése nunca se sabe--, Aznar ha vuelto a tomar la palabra para hablar de la necesaria refundación del centro derecha español y del papel fundamental que él --¡oh, gran estadista!-- podría desempeñar en tan gratificante labor. En el PP, como le han perdido el respeto hace tiempo, lo han enviado elegantemente al carajo y le han dicho que no hay nada que refundar, que el centro derecha español es el PP y no hay más que hablar.

Hace tiempo que Aznar está fascinado por Albert Rivera, y parece que sueña con una unión de Ciudadanos y el PP bajo su preclara supervisión. Me temo que se va a quedar con las ganas. Rivera tiene las encuestas de su parte y ya no está para unirse a nadie, como cuando intentaba que UPyD se fusionara con su partido. Y los del PP ya tienen bastante trabajo recogiendo los restos del naufragio como para intentar pedir ayuda a alguien que solo piensa en eliminar a la competencia mientras les roba los militantes a puñados.

Lo de Aznar es puro wishful thinking, y además puede volverse en su contra, pues le conviene adoptar un perfil bajo y no hacerse notar demasiado. A fin de cuentas, aunque Rajoy haya pagado los platos rotos de la corrupción descomunal del PP, ésta se remonta a los tiempos en que él estaba al mando. Si algún juez se molesta en seguir el hilo del asunto, Jose Mari acabará saliendo en algún momento y va a tener muchas cosas que explicar. Yo de él me quedaría en mi despachito de la FAES y trataría de pasar desapercibido, que la justicia española es lenta, de acuerdo, pero tampoco hay que provocarla haciéndose notar demasiado.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ramón de España?
Ramón de España

Ramón de España (Barcelona, 1956). Autor de nueve novelas y una docena de ensayos, ascendió de las covachas del underground (Disco Exprés, Star, a finales de los 70) hasta los palacios del 'mainstream' (El País, donde colaboró ampliamente en los 90). Actualmente ejerce de columnista habitual en El Periódico de Catalunya y el semanario Interviú. Escribió y dirigió un largometraje en 2004, 'Haz conmigo lo que quieras', y aunque lo nominaron a los Goya, esta sociedad hostil no le ha dejado volver a ponerse detrás de una cámara (pero él insiste). Sus recientes ensayos sobre el 'prusés' y sus circunstancias, El manicomio catalán (2013) y El derecho a delirar (2015), lo han convertido en un personaje de referencia de la disidencia irónica.