Menú Buscar

Joe Dante: “A los estudios de Hollywood no les importan las películas, sólo el dinero”

El director de 'Gremlins' y 'Pirañas' asegura que el cine sobrevivirá por muchos impedimentos que le ponga la industria

Joe Dante en Galicia / INSTAGRAM
Joe Dante en Galicia / INSTAGRAM

Joe Dante (Nueva Jersey, Estados Unidos, 1946) es un mito viviente del cine. Es el creador de GremlinsAullidos, Pirañas o Pequeños Guerreros entre otras muchas películas.

A sus 74 años sigue en activo, prepara dos largometrajes y además es aclamado allí donde va. Estos días ha pasado por el Curtas Festival do Imaxinario de Vilagarcía de Arousa (Galicia), marco en el impartirá una clase magistral.

Agradecido y apesadumbrado

Agradecido por la invitación de los responsables del certamen, que han tomado a Gremlins como referente, ofrece una breve entrevista a Crónica Directo para hablar de la situación del cinecine y de su universo creativo.

Atrás quedan los muñecos semidiabólicos y las pirañas, mantiene. El director mira al futuro, aunque lamenta que la industria y la preocupación por hacer dinero mate la creatividad.

El director de cine Joe Dante / EFE
El director de cine Joe Dante / EFE

--Pregunta: ¿Esperaba llegar hasta aquí cuando empezó?

--Respuesta: Por supuesto que no. Yo quería ser dibujante. No tenía idea de hacer películas cuando me llamó Roger Corman para editar algunos de sus trailers. Disfruté mucho de la experiencia, no tanto la parte de decirle a la gente qué hacer, sino grabar con la cámara en el set, plasmar mis ideas, crear algo en lo que era bueno.

--¿Qué le inspira?

--Un montón de directores creo que se inspiran en lo que han visto cuando eran pequeños. La mayoría de mis películas están inspiradas en los films que yo vi de pequeño, me gustan esos sentimientos que tuve, esas emociones que me hacían sentir y generlo de nuevo eb las personas.

--¿Cree que aún queda algo de ese niño en usted? ¿No lo ha matado el niño que hay en usted?

--No. Si algo tuviera que matar el niño que hay en mi serían los estudios de Hollywood. Ellos no se preocupan por las películas, sólo por el dinero. Y yo amo las películas.

--¿Ha cambiado mucho el mundo del cine desde que empezara?

--Ya estaba cambiando antes del Covid, esto sólo ha venido a subrayarlo. La gente ya no tiene el hábito de ir a ver una película. Cierto es que la gente de nuestra edad muchas veces esperamos a verlo todo en televisión, pero los jóvenes van para huir de sus padres y quedar, pero en estos últimos meses lo han tenido prohibido, y cuando podían quedar, apareció otra variante y se quedaron sin ir de nuevo. Por hecho hay muchas compañías que distribuían, producían y realizaban películas porque casi todas las salas estaban cerradas.

--¿No cree que las plataformas han acabado de rematar las salas?

--No las han matado, pero obviamente compiten entre ellas. Ya se dijo con la televisión y el cine siempre sobrevivió. Ahora simplemente no íbamos por el Covid, no se nos permitía ir a las salas y las productoras tuvieron que decidir exhibirlas en algún lado para no perder millones. Puede que ahora muchos piensen que no es necesario ir al cine para ver películas, sólo esperar a que las emitan en alguna plataforma. En mis tiempos por eso, si no veías una película en los cines tenías que esperar años hasta que la pasaran por televisión. Ahora ya no, en seguida están disponibles y además hay grandes home cinemas.

--¿Se perdió igual el ritual?

--Claro, es que había parte de ritual en ir a los cines, pero todo eso desapareció.

--¿Hay también una parte de culpa de los cineastas y/o los estudios? Cada vez hay más remakes y películas de superhéroes. ¿Se arriesga menos?

--No hay mucha originalidad en las películas, es cierto, pero también porque es muy caro ser original y hacer dinero con ello, por lo que prefieren no darles esa oportunidad. Prefieren que les den otros Harry Potter o películas de superhéroes. Mucha gente se acerca a mí precisamente para preguntarme cómo hice para meterme en la industria y mi respuesta siempre es la misma: la industria del cine que yo conocí ha muerto, hace mucho tiempo que desapareció.