Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El senador Andrew Brenner en la videollamada desde el coche, en la que fingía estar en casa / CCMA

Pillan a un senador republicano en una videollamada ‘desde casa’ con el cinturón de seguridad puesto

El vídeo sale a la luz el mismo día que presenta un proyecto ley para endurecer las sanciones a conductores que cometen distracciones al volante

2 min

El político republicano y senador de Ohio Andrew Brenner se ha conectado desde casa a una videollamada mientras conducía. Fingía que estaba en el sofá de su salón gracias a un fondo de la plataforma Zoom, pero el cinturón de seguridad y sus movimientos de manos han revelado que en realidad se encontraba conduciendo. 

La reunión se realizó el pasado 3 de mayo y participaron Brenner y otras siete personas de su equipo de gobierno. Lo paradójico del vídeo es que salió a la luz el mismo día que el estado de Ohio presentaba un proyecto ley para endurecer las sanciones a los conductores que cometan distracciones al volante.

Delatado por el cinturón de seguridad

El republicano entró en la videoconferencia desde un coche aparcado para desconectarse inmediatamente después. A los pocos minutos, Andrew Brenner volvió a conectarse. En esta ocasión, se observaba un salón amueblado de fondo, pero hubo un detalle que los compañeros del cuerpo legislativo no pasaron por alto: el cinturón de seguridad

Este detalle, así como sus movimientos de cabeza al mirar constantemente a los lados y sus gestos con las manos como si girase un volante, indicaban que se trataba de un filtro de Zoom​. 

La defensa de Brenner

El propio Andrew Brenner ha intentado defenderse en unas declaraciones al periódico estadounidense The Columbus Dispatch, en las que asegura que “no estaba distraído” puesto que “estaba prestando atención a la carretera y a los compañeros”. 

Bajo el punto de vista del senador, las reuniones por videoconferencia son “como una llamada telefónica”. De este modo, defiende que “no prestó atención al vídeo” puesto que estaba centrado en aquello realmente importante: la conducción