Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fajana creada por el volcán Cumbre Vieja en La Palma /EP

Se forman las primeras playas y ensenadas en la fajana de La Palma

El buque Ángeles Alvariño capta imágenes inéditas de la nueva orografía de la isla

3 min

Cuando se cumplen ya cinco semanas desde que dio comienzo el episodio eruptivo en la isla de La Palma, el volcán de Cumbre Vieja sigue dejando imágenes impactantes de las consecuencias del fenómeno. El último vídeo, grabado por el buque Ángeles Alvariño muestra como ya se han creado las primeras playas y ensenadas en el enorme delta de lava, también denominado fajana.  

Desde que la lava llegara al mar el pasado miércoles 29 de septiembre, las autoridades calculan que la superficie ganada al océano suma ya 500 metros de diámetro. De hecho, aunque la aportación de lava procedente de las coladas se ha ralentizado en las últimas dos semanas por los nuevos recorridos de las coladas, se espera que la superficie se incremente en los próximos días tras los derrumbamientos de parte del cono volcánico.

 

 

Vídeo grabado por la tripulación del buque Ángeles Alvariño /EP

Nueva aportación de lava

Los nuevos ríos de material incandescente generados tras la caída de parte del edificio volcánico discurren ya por la colada primigenia. Según el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, aunque este aporte de lava extraordinario también se produce en el resto de coladas, especialmente, las que se sitúan a ambos extremos de la principal, es insuficiente para hacerlas avanzar.

No obstante, se mantiene el perímetro de seguridad preventivo de 5 kilómetros y otro de exclusión a 2,5 kilómetros. Asimismo, continúa vigente la orden emitida por la Capitanía Marítima de Santa Cruz de Tenerife que prohíbe la navegación a 2 kilometros de la línea de costa en la zona afectada --desde la playa El Charcón hasta la playa de Puerto Naos--.

Balance de la situación

Por el momento, la calidad del aire sigue siendo óptima y se sitúa en 50 microgramos de dióxido de azufre por metro cúbico. Es decir, dentro de los parámetros establecidos. El penacho volcánico de cenizas y gases se encuentra en torno a los 3.500 metros de altitud.

El balance de la erupción deja 850 hectáreas arrasadas por las coladas de lavas y cerca de 7.000 evacuados. Además, cerca de 1.280 edificaciones han sido dañadas, 1.030 de ellas corresponden a viviendas. No obstante, no hay que lamentar daños personales.