Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El barco en el que Tomás Gimeno y sus hijas, Anna y Olivia, desaparecieron de Tenerife / EP

Rastrean con perros el barco y el coche del padre de las niñas desaparecidas en Tenerife

La Guardia Civil centra los registros en los vehículos donde, supuestamente, Tomás Gimeno trasladó a las pequeñas Anna y Olivia

3 min

Los agentes de la Guardia Civil continúan buscando a Anna y Olivia, las niñas desaparecidas hace 22 días en Tenerife. Por ello, este martes 18 de mayo, las autoridades registraron de nuevo --por quinta vez-- la casa del padre de las niñas, Tomás Gimeno, con la intención de descubrir alguna pista nueva sobre el caso.

Los perros adiestrados detectaron una parte del jardín con tierra removida, aunque no hallaron pruebas concluyentes. De hecho, se baraja la posibilidad de que el individuo desenterrara algún objeto o, simplemente, abonara el terreno días antes. Pero los agentes no desisten en encontrar a las pequeñas y a su padre, por lo que ahora han centrado los registros en la lancha y el vehículo de Tomás Gimeno.

Buscan nuevas pistas

La Guardia Civil ha izado a tierra la lancha del padre de las niñas desaparecidas en Tenerife para una nueva revisión. La embarcación ha sido trasladada en un remolque a dependencias del GEAS --el grupo especializado en actividades subacuáticas-- para someterla a una nueva inspección, en este caso con los mismos perros adiestrados que analizaron la vivienda de Tomás Gimeno.

En un primer registro, los agentes hallaron restos de sangre que resultaron ser del padre de las pequeñas, aunque también se percataron de que faltaba el ancla de la lancha. Sin embargo, con la ayuda de los dos canes, ahora pretenden encontrar restos orgánicos que se les pudieran pasar por alto.

Una investigación clave

Además, la previsión es que a lo largo de esta jornada se registre de nuevo el coche de Tomás Gimeno, el último vehículo en el que supuestamente se montaron las niñas antes de desaparecer. De hecho, cuando los equipos de rescate localizaron flotando a la deriva el barco, también se encontraron una silla de retención infantil en el agua, por lo que consideran vital buscar nuevas pistas en el coche.

Estos registros pueden ser determinantes para esclarecer si las niñas subieron, o no, tanto en el vehículo como en la embarcación, dado que las cámaras únicamente captaron al padre de las pequeñas completamente solo por el puerto. Mientras, los expertos de la Guardia Civil restan a la espera también de que un juez autorice la incorporación de un sonar y un robot submarino a las labores de búsqueda, cedidos por el Instituto Español de Oceanografía.