Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un teléfono móvil, el cual también puede sufrir hackeos / Biljana Jovanovic EN PIXABAY

Estas grandes empresas han sufrido hackeos muy peligrosos

Easyjet ha sido la última compañía en confirmar que ha sufrido un duro incidente en materia de ciberseguridad

Noelia Hontoria
6 min

Ni siquiera las grandes empresas están exentas de sufrir problemas de seguridad. La era de internet y de la digitalización ha traído enormes beneficios, pero también nuevas necesidades: protegerse de los ciberataques es una de ellas. La seguridad online es la asignatura pendiente de muchos usuarios a nivel particular, pero este tema cobra una importancia especial cuando hablamos de empresas. El robo de información y los ataques a sus equipos y sistemas puede convertirse en un gran problema.

A lo largo de la historia, han sido numerosas las grandes empresas que lo han sufrido en sus propias carnes. Desde el sonado hackeo a Telefónica hasta el último gran golpe, el de Easyjet, tener un gran nombre no exime de ser vulnerable a este tipo de ataques. Y lo peor: va en aumento. El Centro Criptológico Nacional detectó más de 38.000 ataques en 2018, una cifra que supuso un 43% más que el año anterior. Además del problema de la protección de datos, para la empresa tiene un coste medio por ataque de 35.000 euros.

Telefónica

El nombre WannaCry resonó con fuerza allá por 2017. Afectó a más 150 países, ocasionando unas pérdidas de 3.500 millones de euros. Una de las empresas afectadas fue Telefónica. Su funcionamiento puso en jaque a la compañía: este ransonware encriptó los datos de numerosos equipos, causando un gran caos en las filas de la corporación. Para liberarlos, los atacan pedían un rescate de 300 dólares por cada equipo. La compañía quiso tranquilizar a sus usuarios asegurándoles que sus datos no habían estado expuestos en ningún momento.

La compañía tuvo que activar un protocolo de seguridad cuando detectó el ataque y poner a sus especialistas a trabajar durante todo el fin de semana para poder retomar con normalidad y protección las operaciones ese mismo lunes.

Ashley Madison

Otro escándalo sonado ocurrió en el año 2015 y, en ese caso, la víctima fue la web de citas para personas casadas. En esta ocasión, sí se expusieron los datos de los usuarios, de hecho, se filtraron nombres y apellidos, "fantasías" y otros datos personales que le acarrearon a la compañía un coste de más de 30 millones de dólares.

El ataque se produjo por parte del grupo de hackers The Impact Team y afectó a más de 32 millones de usuarios. El asunto tuvo también una fuerte trascendencia social ya que, entre los nombres filtrados, aparecieron algunos personajes famosos. De hecho, se crearon webs paralelas para que, con una simple búsqueda por nombre, se pudiese saber si una persona determinada estaba dada de alta en esta web, además de su actividad en ella.

Una lupa sobre un teclado, representando el robo de datos de las grandes empresas / Macedo_Media EN PIXABAY
Una lupa sobre un teclado, representando el robo de datos de las grandes empresas / Macedo_Media EN PIXABAY

Tesco Bank

Al margen de la filtración de datos personales, cuando entra en juego el dinero de los usuarios el asunto se pone aún más complicado. Y si no que se lo digan a Tesco Bank, quien sufrió un fuerte ataque en el año 2016.

Se detectaron transacciones sospechosas en unas 40.000 cuentas de clientes y en total los atacantes robaron más de 2.5 millones de euros al banco, en tan solo 48 horas. La gravedad del asunto provocó que la empresa tuviera que asumir una multa de más de 19 millones de euros por la falta de seguridad.

Easyjet

La aerolínea ha sido la última afectada por algunos de estos problemas de seguridad. Concretamente, más de nueve millones de usuarios han sufrido una filtración de datos, entre los que se incluyen nombre y apellidos, correo electrónico, contraseña y fechas de viaje. En algunos casos, también otros datos más comprometidos.

En principio, la compañía ha advertido a sus usuarios que, de estos nueve millones de afectados, tan “solo” dos mil han visto comprometidos los datos de sus tarjetas bancarias. En cualquier caso, todos los afectados han recibido un correo electrónico avisándoles de lo sucedido y pidiéndoles precaución ante posibles ataques de phishing que podrían llegar en un futuro cercano. El de Easyjet es el ejemplo más reciente de los problemas de seguridad que siguen activos, pero no cabe duda que no será el último. Ni siquiera las grandes compañías están exentos de ellos.