Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los servicio de criminalística en el puerto de Santa Cruz de Tenerife /TELECINCO

La funda nórdica de Tomás Gimeno no presenta restos biológicos de sus hijas

El navío Ángeles Alvariño se centra ahora en localizar el ancla de la lancha del padre de las menores y el cinturón de plomo que iba unido a la botella de oxígeno

3 min

El análisis realizado por el servicio de criminalística de la Guardia Civil concluye que la funda nórdica de Tomás Gimeno no presenta restos biológicos de sus hijas, Ana y Olivia. Se trata de la manta, enrollada a una botella de oxigeno, que la tripulación del buque con sónar encontró este lunes en el fondo marino tinerfeño. 

Un nuevo hallazgo tras seis semanas de intensas labores de búsqueda por tierra, mar y aire que disparó todas las alarmas al confirmarse que pertenecían a Gimeno, desaparecido junto a sus hijas desde el 27 de abril.

Una botella de oxígeno y una funda nórdica

Por el momento, los investigadores continúan trabajando a destajo con todas las hipótesis abiertas, mientras que las investigaciones del caso siguen bajo secreto de sumario. No obstante, el navío Ángeles Alvariño se centra ahora en localizar el ancla de la embarcación del padre de las menores, así como el cinturón de plomo que iba atado al depósito de aire hallado. Tres objetos que inicialmente hicieron pensar a la Guardia Civil que podrían haber servido para lastrar los dos cuerpos de las pequeñas y, posteriormente, el de Tomás.

 En este sentido, los investigadores apuntan a que el padre de las menores se habría deshecho del primer lastre entre las 21:30 y las 23:30 horas: un espacio de tiempo que transcurre desde que se le ve zarpar de la marina de Santa Cruz de Tenerife hasta que regresa a puerto para comprar un cargador de móvil. Minutos más tarde, Gimeno zarparía de nuevo, siendo esta la última vez que el sistema de videovigilancia portuaria captaría imágenes suyas.

Dispositivo de búsqueda

Durante la tarde de este jueves, la embarcación con sónar continuará realizando barridos laterales, a una profundidad de entre 1000 y 1600 metros. En concreto, lo hará en la zona que se perdió la señal del móvil del padre de las pequeñas.

Por otro lado, cabe destacar que todavía sigue activa la orden de búsqueda internacional decretada por el juzgado de Instrucción número 3 de Güímar, el pasado 1 de mayo. Asimismo, la UCO continúa desplegada en suelo tinerfeño para llevar a cabo registros en la vivienda, el coche y la lancha del desaparecido.