Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El buque oceanográfico Ángeles Alvariño busca a Anna y Tomás Gimeno / EP

Las dudas que planean sobre las niñas de Tenerife: ¿y si no aparece Tomás Gimeno?

Con el cuerpo de Anna aún por aparecer los penalistas responden sobre las incógnitas del suceso sin resolver

3 min

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño, clave para localizar el cuerpo sin vida de Olivia, la niña de 6 años desaparecida en Tenerife junto a su hermana Anna, está pendiente de si prosigue las labores de búsqueda más tiempo. De la niña de un año y de su padre, Tomás Gimeno, no hay rastro todavía.

El auto de la magistrada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Güímar da por hecho que el hombre mató presuntamente a sus hijas en su finca de Igueste de Candelaria. Después las envolvió en toallas, las metió en bolsas de basura que puso en una bolsa de deporte y las lanzó con cadenas al océano.

Preguntas abiertas

El problema es que por el momento son conjeturas, tras la autopsia de Olivia y los datos de la investigación de la Guardia Civil, un hecho que genera muchas dudas. ¿Se debe dar a ambos por muertos? ¿Es Gimeno culpable de asesinato?

Los expertos penalistas apuntan que para ello es necesario acudir al artículo 193 del Código Civil, cuyos apartados 1 y 2 determina que para dar por fallecida a un desaparecido deben pasar, por lo menos, 10 años desde el último momento que se lo vio.

¿Homicidio o asesinato?

El otro problema es determinar si a Gimeno se le debe atribuir el delito de asesinato o de homicidio. El primer caso se da, según el Código Penal si se lleva a cabo por un “precio, recompensa o promesa”, con alevosía o ensañamiento, “para facilitar la comisión de otro delito o para evitar que se descubra”.

El homicidio es tan sólo que una persona causa la muerte de otra. Esto puede darse de forma dolosa, es decir, con voluntad, o culposa, es decir, involuntariamente. Con el cuerpo de Olivia encontrado es la justicia quien debe decidir de qué se trata. Lo mismo con Anna.

Sobreseimiento

Estos detalles son importantes también a la hora de investigar el caso. Un homicidio prescribe a los 15 años, un asesinato a los 20. Pasado ese tiempo el delito quedaría prescrito a no ser que el caso se reabra en algún momento, ya que el tiempo de investigación detiene el reloj.

Si Gimeno permanece desaparecido el caso quedará sobreseído provisionalmente. Otra cosa sería que hallaran el cuerpo del sospechoso. En este caso, si la justicia determina que hay pruebas suficientes para considerarlo el autor de los hechos, se archivaría el caso y se dictaría el sobreseimiento libre, ya que no tendría sentido una acción penal.