Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presentador Jorge Javier Vázquez / MEDIASET

El vaticinio de Jorge Javier Vázquez a María Teresa Campos tras su dolorosa mudanza

El presentador radiografía la situación de la familia y se quita responsabilidades en la batalla entre Terelu y Carmen Borrego

3 min

Jorge Javier Vázquez no deja escapar una. El fichaje de Carmen Borrego en Sálvame tras dar un portazo a Terelu Campos sabía que tendría rédito y, ahora, cuando más enemistadas están las hermanas, mete de nuevo el dedo en la llaga.

No hay duda de que la guerra de las Campos se ha convertido en un tema en sí mismo en el mundo del corazón. Muchos se preguntan si es provocado o hay muchas rencillas familiares que no se cuentan, y JJ no ha desaprovechado la ocasión para dar algunas pistas.

Nueva era

Asevera que la familia está completamente “descabalgada”, un factor que puede ser “motivo de tristeza”, aunque el emperador de la telebasura ve las oportunidades: “de ahí se pasa a la rabia en menos que canta un gallo y ya sabemos que la mala leche rejuvenece”.

El de Badalona sólo encuentra ventajas a esta situación: “Teresa Campos cabreada se quita años”. Más ahora que la matriarca se ha deshecho de su mansión. Una mudanza muy dolorosa para la periodista, pero, en su opinión, más que necesario porque “se estaba quedando mustia entre aquellas inmensas cuatro paredes”, señala. De ahí que pronostique el “florecer” de la periodista.

Terelu vs Carmen

El catalán parece sugerir en su blog que no le van a faltar motivos, al menos, si depende de Sálvame. “A mí me gusta señalándonos con el dedo, con el ceño fruncido y la queja a flor de piel”, reconoce.

“Ahora tiene motivos, porque la guerra entre Carmen y el resto de la familia está en todo lo alto”, recuerda. En el programa que él conduce se hace más que evidente. Incluso han elevado a la categoría de estrella a Carmen Borrego. Y a ella y a su hermana les cuesta poco entrar en la deriva que eso provoca.

Sin culpa

El presentador, por eso, se quita parte de la responsabilidad. “Esta guerra no nace porque Carmen se haya convertido en una starlette televisiva. No. Esto viene de lejos”, se exculpa. “La televisión, no nos confundamos, no ha sido la culpable de que Carmen, Terelu y Alejandra no se hablen. En cualquier caso, habrá sido el detonante, pero no la causante”, argumenta.

El enfrentamiento ya vivía agazapado entre las hermanas y la sobrina. No se soportaban desde hace años y el foco no ha hecho más que poner a la vista de todos una relación que sobrevivía a base de muchos parches y no pocos silencios”, sentencia.