Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La periodista Carmen Borrego / MEDIASET

Carmen Borrego: "En 'Viva la vida' lo he pasado mal"

La tía de Alejandra Rubio se enzarza en una batalla de réplicas contra el programa tras irse a 'Sálvame'

3 min

Ha sido pisar el plató del Deluxe y Carmen Borrego se ha desatado. Con un arranque de homenaje a María Teresa Campos han venido los dardos y las críticas a Terelu Campos, Alejandra Rubio y Viva la vida.

La hija menor de la que fuera la reina de las mañanas ha dejado atrás su paso por las sobremesas del fin de semana de Telecinco y ha desatado la caja de los truenos. Y eso que ha trabajado allí durante muchos años.

Malos momentos

La colaboradora asegura que en el programa lo ha “pasado muy mal”. "He pasado muchas tardes de todos contra Carmen”, denuncia. El punto de inflexión, por eso, fue su discusión con Alejandra. Tía y sobrina se han dicho de todo. Y la madre de la primera ha saltado a defender a su vástaga.

“El tema ha crecido porque se ha visto en un plató de televisión”, reconoce Borrego. Entiende que la madre de la influencer defienda a su hija, porque ella haría lo propio si se metieran con la suya.

Incomprensión

“Yo entiendo que haya cosas que le puedan sentar mal, lo que no sé es si Terelu no quiere entender o no sé si entiende”, sentencia. Y pese que “el tema Alejandra no ha ayudado”, cree que “se puede solucionar cuando su hermana quiera”.

La nueva colaboradora del Deluxe apunta que prefiere no entrar en batallas pero poco a tardado en reconocer que está “harta de pedir perdón” por todo lo que hace. “Aquí siempre se ve la paja en el ojo ajeno”, repite constantemente.

Envidia

“Me he callado muchas cosas para no molestar a mi madre ni a Terelu”, apunta Carmen. La decisión de ella fue dejar de compartir plató con ella y Alejandra Rubio, con la que siempre se discutían.

“Parece que ha molestado mucho que me haya venido a La fábrica de la tele [productora de Sálvame]”, apunta. Asegura que lo hizo porque quiso y porque “si además la cosa se puede apaciguar, mejor”. No ha sido así, “el tema sigue candente”, admite.