Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Donald Trump y Melania Trump, los perfectos anfitriones /EP

Los Trump, los perfectos anfitriones

El exmatrimonio presidencial vive su segunda luna de miel en su lujoso resort de Palm Beach, donde cada semana celebran banquetes con sus más allegados

3 min

La tranquilidad ha llegado a la vida de los Trump. El exmatrimonio presidencial vive su segunda luna de miel en su exclusivo resort de Mar-a-Lago. Un complejo ubicado en primera línea de mar con playa privada a muy pocos quilómetros de Miami.

Mal que le pese, Donald ha dejado atrás su ajetreada agenda de mandatario para dedicarse a la dolce vita y a jugar al golf. Algo a lo que se ha acomodado perfectamente su mujer, de quien aseguran que todavía no ha salido del Spa.

Un baño de masas

De hecho, tanto Donald como Melania aparecen a menudo públicamente para darse un buen baño de masas. Un acto que tiene lugar cada fin de semana en su selecto club de Palm Beach. En este sentido, los tabloides estadounidenses destacan que la pareja dedica al menos una noche a la semana a compartir una distendida velada con su familia y amigos en la que no falta el buen vino. Asimismo, apuntan que el matrimonio se deja ver cada noche cenando en los restaurantes del resort.

Los Trump, cenando con sus amigos en Mar a Lago /REDES
Los Trump, cenando con sus amigos en Mar a Lago /REDES

Y es que tras la derrota en las elecciones presidenciales, el clan Trump hizo las maletas para poner rumbo a Florida. La primera en hacerlo fue su hija y asesora Ivanka Trump, mientras que su primogénito y el resto de sus retoños lo han ido haciendo de forma paulatina.

Una nueva Melania

Así pues, tras cuatro años de constantes rumores que abocaban a la pareja a un inminente divorcio, el expresidente y la exprimera dama se muestran más unidos y sonrientes que nunca, sobre todo, Melania. La maniquí de 50 años parece haberse liberado de toda la tensión de Washington.

Sin embargo, la eslovena, algo más rubia de lo habitual, sigue acaparando la atención de todos los presentes allá por donde pasa. Como buena socialité, en los últimos días, las redes sociales se han llenado de imágenes suyas posando muy amigablemente con sus fans. Algo totalmente impensable meses atrás.