Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los concursantes de 'Supervivientes' / MEDIASET

Los ‘supervivientes’ se enfrentan a una de sus noches más complicadas: la gala de la penitencia

Desde cortarse el pelo o raparse, a pasarse una semana en tanga: estas son las pruebas que tienen que aceptar los concursantes para obtener las recompensas

2 min

Supervivientes encara ya la recta final del programa y el hambre hace mella en sus concursantes. El reality avanza y como cada año los famosos que se encuentran en los Cayos Cochinos deben de enfrentarse a La mesa de las tentaciones.

Uno a uno, todos ellos descubrían las recompensas que más deseaban. Aunque, para poder disfrutarlas, tenían que cumplir previamente un reto: unos desafíos que van desde raparse el pelo o hasta llevar un tanga durante una semana.

Anabel negocia con la organización por una hamburguesa XXL

Dependiendo de la medida o corte escogido, la recompensa sería mayor o menor. La primera en enfrentarse a ello ha sido Anabel Pantoja. La sobrina de la tonadillera más famosa de este país no daba crédito a lo que tenía delante de sus ojos: una hamburguesa XXL podía ser suya. 

La colaboradora se ha negado a raparse, pero ha estado abierta a negociar. La hispalense ha aceptado la propuesta hecha por la organización. Lara le ha ofrecido cortarse cinco centímetros de pelo por cada ingrediente que quisiera añadir a su plato. Finalmente, Anabel se ha deshecho de 25 centímetros de su melena.

Yulen deberá pasar en tanga una semana 

Algo peor parado ha salido su novio, Yulen. Aprovechando que el esgrimista tenía la visita de Arelys, su madre, el programa le ha ofrecido un suculento menú de comida latinoamericana a cambio de que aceptase llevar durante toda una semana un escueto y diminuto tanga verde. Dicho y hecho.

El rapado de la edición ha llegado con Alejandro. Al novio de Tania le esperaba una espectacular pizza calzone sí aceptaba la propuesta. Para poder deleitarse con tan delicioso manjar, tenía que raparse al uno. A pesar de que de buen principio se ha negado, el joven finalmente ha aceptado.