Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Carrasco y su marido, Fidel Albiac, en una imagen de archivo / EP

Rocío Carrasco da la cara por Fidel Albiac: "Se desvivía por mis hijos como si fueran suyos"

La exmujer de Antonio David Flores compara el cariño de su actual marido con el calvario que vivió con "el impío" para desmentir su etiqueta de "buen padre"

3 min

Telecinco decidió partir en dos el sexto episodio de la serie documental de Rocío Carrasco debido a la cantidad de temas que tocaba, y cierto era. Desde la relación que tenía con su padre, Pedro Carrasco, a las artimañas de Antonio David Flores para aislarla mediáticamente, Rociíto ha comentado muchos aspectos de su vida.

Ente ellos, por primera vez ha puesto el foco también en sus hijos, Rocío y David, contando muchos problemas que tuvo con su exmarido y la custodia compartida. También la manipulación que hizo con ellos con el tiempo, para obtener información, pero también se ha abierto a un paréntesis de felicidad al recordar la relación que tenia Fidel Albiac con sus hijos: "Se desvivía por ellos".

"Siempre fue muy cómplice"

Rocío Carrasco ha respondido a una de las incógnitas de su vida: la relación entre su actual marido con con Rocío y David Flores. Las teorías, como toda su vida, eran muchas, pero la hija de Rocío Jurado ha querido zanjarlas para siempre al señalar que se llevaban de maravilla.

Muchos testimonios han dicho siempre que Fidel maltrataba a los niños, al igual que a Rociíto, y que a ella le manipuló la mente. Pero el testimonio de Rocío Carrasco lo contradice todo: "Mi enano moría por Fidelitoasí lo llamaba. La relación con los niños y Fidel era muy buena. Siempre fue muy cómplice de los niños, muy preocupado por las notas, que estudiaran, que tuvieran su mundo...", ha señalado la hija de Rocío Jurado.

"Compenetramos en todo"

En este sentido, Rociíto asegura que Fidel y ella se compenetran "en todo", pero en el futuro de los niños más: "Queríamos que los niños tuvieran un mundo de niños, no de adultos. Se ha desvivido como si fueran suyos, y que siempre ha inculcado que respetaran y quisieran a su padre", asegura la exmujer de Antonio David Flores.

En este sentido, ha querido contar una graciosa anécdota de su hijo David y su actual marido: "David le llamaba papá a Fidel, y él le decía 'yo no soy papá David, yo soy Pepe', para que pudiera pronunciarlo, por la letra 'p'. Y el niño le respondía entonces: 'papá Pepe'", recordaba emocionada Rocío, que describe la llegada de su marido a su vida como "la luz, la ilusión, el amor, el apoyo y la comprensión"