Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El tenista Novak Djokovic celebra una victoria / EP

Novak Djokovic abandona Montecarlo tras más de 10 años y ya reside en Marbella

El mejor tenista del mundo se marcha del paraíso fiscal favorito de los deportistas para criar a sus hijos en su nueva y espectacular mansión

3 min

El mejor tenista del mundo, Novak Djokovic, ya reside en su espectacular mansión de Marbella. Una casa de unos 3.500 metros cuadrados por la que desembolsó la friolera de 6,4 millones de euros, y que cuenta con todo tipo de detalle.

El serbio se enamoró de la ciudad andaluza durante el confinamiento obligatorio, donde alquiló esa misma vivienda para pasar la cuarentena junto a su familia, por el módico precio de 10.000 euros al mes. Desde entonces, tuvo claro que quería mudarse allí y criar a sus hijos en España. Por eso, ha decidido abandonar Montecarlo después de más de 10 años.

Montecarlo se les quedó pequeño

El tenista número uno en el ranking actual deja el paraíso fiscal en el que residen muchos deportistas para trasladarse con su mujer, Jelena, y sus dos hijos, Stefan y Tara, a España. Concretamente a Marbella, donde ambos consideran que la oferta de escuelas es más amplia que la que tenían en su anterior hogar.

El confinamiento que pasaron en familia en la ciudad andaluza hizo que Novak decidiera invertir más de seis millones de euros en una mansión en la que quiere pasar el resto de sus días. Un traslado que, para ellos, supone una mayor oportunidad para la socialización de los niños. Y es que siempre han considerado que Montecarlo era demasiado pequeño para sus hijos.

Escogió Marbella por muchos motivos

El motivo por el que escogieron Marbella para pasar la cuarentena global no fue un hecho casual, dado que gran parte de su familia ya reside en la ciudad andaluza. De hecho, el hermano pequeño de Novak, Marko Djokovic, trabaja como entrenador en la academia de tenis marbellí Pepe Imaz.

El menor de los Djokovic, Dorde, también viaja a menudo hasta allí, pese a que su residencia oficial está en Belgrado, y la hermana de Jelena, Marija, vive en el sur de España junto a su marido, Budimir Jovković. Pero el padre del tenista, Srdjan Djokovic, sigue convencido de que su hijo mayor acabará sus días en Serbia, para vivir con su gente. Un pensamiento cpmplicado, y más si se tiene en cuenta que la mansión de Marbella cuenta con piscina, gimnasio, sala de cine, pista de tenis, nueve habitaciones, ocho baños,un hermoso jardín con vistas al mar...