Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El escultor Nacho Palau / MEDIASET

Nacho Palau confiesa sus problemas económicos tras su separación de Miguel Bosé

El escultor valenciano reconoce que apenas ha salido a comer fuera en los últimos tres años: "Me he conformado con trabajar"

3 min

Era cuestión de tiempo que, con el paso de los días en Honduras, Nacho Palau se abriera y diera detalles sobre su vida en la que Miguel Bosé jugó un papel crucial. El cantante es el padre de sus hijos y estuvieron juntos 26 años y eso marca.

La separación no fue de los más amistosa, ambos se enfrentaron en un juicio por la custodia de sus hijos, lo más importante para el escultor. A sus pequeños es a los que más ha mencionado en el concurso, ahora ha detallado cuál es su situación económica tras romper con Bosé.

De encierro a encierro

En mitad de la noche, con el calor de la hoguera y la oscuridad reinante, el valenciano ha contado a sus compañeros que la situación no fue nada fácil para él. Ha pasado de los grandes lujos a una vida de lo más austera.

“Cuando parece que la cosa tal, te vas a vivir a Panamá, que no conoces a nadie. Salí de una jaula para meterme en otra”, relata sobre sus primeros pasos tras la ruptura. Al verse encerrado volvió a su tierra y a trabajar.

Mucho trabajo

Estos últimos tres años de pandemia ha salido adelante “con mis manos, metido en mi pueblo, con mi madre con cáncer”, detalla. Prefiere eso a ir por los platós y vender su vida. “Tenía ofertas y tenía personas que me decían Nacho, esto te ayudaría. Te estás matando, estás yendo a currar, encabronado todo el día", confiesa.

"Me faltaba no estar tan asfixiado”, reconoce. Todo lo que ha hecho ha sido presentarse a Supervivientes y sentarse con Toñi Moreno. Jorge Javier Vázquez intenta sonsacarle información, pero poco ha conseguido.

Situacióm económica

Palau apuesta por su trabajo, por muy duro que pueda ser para él. “Tengo 50 años. Me he separado hace tres y tengo dos nanos. Nunca he sido muy ambicioso, me he conformado con trabajar, he sido feliz”, sentencia.

Su situación económica puede que no sea boyante pero él prefiere seguir así. "En los últimos tres años tengo mi pueblo, no he salido a comer, pero me tomo mis cervecitas con el dinero justísimo”, remata.