Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Melyssa Pinto / EP

Melyssa Pinto se sincera: "No estoy curada al cien por cien de la anorexia"

La exconcursante de ‘Supervivientes’ revela sus problemas con la comida y cómo le afectaron en su paso por el concurso

4 min

Melyssa Pinto ya había comentado sus problemas con la alimentación en Supervivientes, un programa donde el hambre es el principal protagonista. Esta semana, la catalana ha abierto su corazón a la revista Lecturas y ha explicado abiertamente cómo le ha afectado su trastorno en su paso por el concurso.

“Llegué a pesar 45 o 44 kilos con 15 o 16 años”, ha confesado Pinto. Le diagnosticaron primero bulimia y después anorexia cuando estaba en el instituto. Según cuenta en la revista del corazón, la exconcursante se puso en manos de un psiquiatra de Barcelona para ir al fondo del problema: “La anorexia puede venir de varios factores y en mi caso era la falta de autoestima”.

Lenta pero firme recuperación

A pesar de que Melyssa admite que no está curada “al cien por cien de la anorexia” y que “este problema se tiene toda la vida”, confiesa que se siente orgullosa de sus avances: “Antes, si no me veía bien, no comía. Ahora, si no me veo bien, como un poco mejor, pero como y no me privo de las cosas que quiero comer”.

Aunque admite que este cambio de chip es “toda una evolución”, la catalana tenía miedo de volver muy delgada de la isla, verse bien y no querer engordar. Sin embargo, como ya se ha podido ver en sus redes sociales, la modelo está poco a poco recuperando el apetito y sus antiguas rutinas en España.

El ‘puente de las emociones’

Hacia el final de su concurso, en el que quedó tercera de esta edición, Melyssa se sometió al famoso “puente de las emociones”, donde se sinceró al máximo sobre sus trastornos alimentarios: “Es un tema del que yo nunca había querido hablar”.

Sin embargo, una vez allí se dio cuenta del gran altavoz que suponía y la proyección que podría tener: “Quería que llegara sobre todo a la gente joven que tiene este problema que se ve en el mundo de la pasarela, de la moda y el estereotipo que hay de la mujer perfecta”.

Tom Brusse y Olga Moreno

La catalana no solo tuvo que hacer frente a sus problemas alimentarios, sino que se vio de frente con su exnovio Tom Brusse, que le dejó por Sandra Pica en La isla de las tentaciones. Con todo, Melyssa admite que en Honduras ha aprendido a perdonarle: “Tom y yo ahora nos tratamos como hermanos, es una relación casi fraternal”.

Con respecto a su polémica amistad con Olga Moreno, la ganadora de esta edición, reconoce que ha habido aspectos que no le han agradado del todo: “Si hay algo que no me gusta de Olga es que no reconozca sus errores”. Aún así, Melyssa se define como “empática” y admite a Lecturas que tiene las puertas de su casa de la Costa Brava abiertas para ella.