Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Kiko Rivera / EP

Kiko Rivera rompe su silencio tras las imágenes de Isabel Pantoja en el banquillo: "No fue bonito"

El DJ compartió una imagen con su mujer, Irene Rosales, mientras su madre declaraba ante el juez pero, 24 horas después, por fin se ha pronunciado sobe cómo vivió ese momento

3 min

Kiko Rivera fue el único miembro de la familia Pantoja que no se pronunció sobre la comparecencia de Isabel Pantoja en el banquillo de los acusados por ser cooperadora necesaria de un presunto delito de insolvencia punible por la venta de su casa Mi Gitana. En su lugar, el DJ publicó en sus redes sociales una imagen con su mujer, Irene Rosales, diciéndole lo mucho que la quería.

Sí que alzaron su voz las mujeres de la familia: mientras que Isa Pi se rompía en directo deseando haber acompañado a su madre en este duro momento, Anabel Pantoja estallaba contra la presión mediática que recibió al entrar a los juzgados rodeada de decenas de medios de comunicación y escoltada por varios miembros de la Guardia Civil.

Una dura jornada para él también...

Sin embargo, 24 horas después, el DJ se ha sincerado sobre cómo vivió ese duro momento: "Ayer fue un día complicado", ha empezado en un escrito en su perfil de Instagram, consciente de las críticas que ha recibido por no hablar de su madre. "Soy humano, tengo corazón y no fue un momento precisamente bonito", ha explicado.

Historia de Kiko Rivera en Instagram / @riverakiko
kiko rivera isabel pantoja

Lleno de contradicciones, Rivera ha manifestado su deseo "de corazón" de que "no le suceda nada malo" a su madre, aunque sí que cree que "ya es hora que se ponga en manos de gente que la pueda ayudar y, aunque le duela, separarse de quien no le hace bien". Una clara referencia a su tío Agustín, la única persona con la que vive la tonadillera y con quien el DJ tampoco tiene relación.

...aunque llena de ataques

Siguiendo con sus ataques, Rivera se ha dirigido también hacia su hermano, Francisco Rivera, que ayer cargó duramente contra la Pantoja: "La mejor defensa no es atacar y alegrarse del mal ajeno, que se puede volver en tu contra. Eso deberían de aprenderlo algunos". Y, en esa misma línea, Kiko recuerda que sigue sin tener relación alguna con su madre: "No se equivoquen, yo ya no formo parte de esa familia".

Sin embargo, el artista recalca que es "humano" y que, "aunque no quiera saber nada de esto, no deja de ser mi madre". Por eso, concluye con que, efectivamente, para él también "fue un día de mierda", aunque cree que "si te equivocas, pagas", por lo que deja claro que estaría de acuerdo con la ratificación de la pena de tres años de cárcel para su madre.