Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presentador Jorge Javier Vázquez / MEDIASET

Jorge Javier Vázquez quiso dejar 'Sálvame' hasta en tres ocasiones

El periodista catalán confiesa que ha llegado odiar el programa "con toda su alma" pero siempre lo ha frenado algo o alguien

4 min

Jorge Javier Vázquez defiende Sálvame y a Telecinco a capa y espada. Es su valedor ante cualquier crítico y arremete con dureza contra los más críticos, pero no siempre ha sido así. Mínimo hasta en tres ocasiones ha tratado de abandonar el programa de sobremesa, completamente harto.

La primera de todas fue por amor. Lo ha contado en alguna ocasión. Su amor por un chico lo llevó a plantearse ir a vivir a Canarias y dejar atrás su vida en Madrid. El cerebro se impuso al corazón.

Odio absoluto

Otra de las ocasiones que confiesa a Terelu Campos fue en 2019. “Muchas veces, cuando estás en esta profesión que impregna mucho tu vida, una de las salidas que más recurrente aparentemente en tu mente es ‘quiero dejarlo’” y sucedió.

Odiaba el programa con “toda su alma” e incluso se reunió con los directivos de La Fábrica de la Tele, responsables del espacio, para anunciar su despedida. Tuvo que ser Hacienda quien le quitara esa idea de la cabeza.

El freno del fisco

Una inspección destapó su fraude al fisco y le reclamó miles de euros por ello. “Ahí se me quitaron muchas tonterías”, reconoce. En ese momento pensó: “Todo lo que has conseguido se puede ir al traste si no emprendes lucha”.

Pero como no hay mal que por bien no venga, señala que “cuando ya creía que lo tenía todo perdido con el programa, empecé a reconciliarme con él”. Hasta que este 2021 dijo basta, una vez más.

Sin ilusión

“Yo tengo que decir que en esta ocasión ha sido la vez que más cerca he estado de dejarlo. Me ha faltado muy poco. Yo empecé a hacerme a la idea de que en julio desaparecía una temporada larga, porque no veía salida desde hacía algunos meses”, asevera.

Tan claro lo tenía que se lo empezó a comentar a sus compañeros. “Había perdido totalmente la ilusión. No tenía ganas de nada. Había perdido la curiosidad y yo lo achacaba a la pandemia”.

El papel de Mila

Quien le hizo cambiar de opinión fue Mila Ximénez, todo lo que ha vivido con ella, y su muerte el pasado junio. Antes de que eso sucediera, fue a verla y se despidió de ella. “Ese día fue un punto y aparte en mi vida. Cuando pude ver a mi Mila me reconcilió con la vida y me devolvió las ganas de vivir”, asevera.

Consciente de que esto puede parecer extraño, “curioso”, la situación lo empujó a continuar adelante. “Mila me ha dado ganas de vivir, que es algo que hace tiempo no tenía”, reconoce. Esa despedida fue clave, le dio “mucha paz, mucho brío y un empujón tremendo”. Y así, “todo lo que antes era un caos, desesperación y negrura, ahora es luminosidad”, concluye.