Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presentador Jorge Javier Vázquez / MEDIASET

Jorge Javier Vázquez arremete contra Marta Ortega y Pablo Casado: le dan pena

El presentador asegura que la presidenta de Inditex le da pena, así como los futuros nuevos compañeros de trabajo del político

3 min

No contento con advertir a Marta Riesco de que no va “a salir viva de este viaje”no va “a salir viva de este viaje” a la fama por su relación con Antonio David y su nueva actitud en el trabajo, Jorge Javier Vázquez la ha emprendido con otra Marta, en este caso la hija de Amancio Ortega, y con Pablo Casado.

Ante las imágenes de la boda de Álvaro Falcó e Isabelle Junot, el presentador se ha fijado en las fotografías de la entrada a la ceremonia de la nueva presidenta de Inditex, Marta Ortega, junto a su esposo Carlos Torretta. Sus comentarios no la dejan del todo bien.

¿Una losa?

Me da un poco de penita”, asegura JJ. No la ve feliz, pese a lucir una sonrisa de oreja a oreja. “Lleva una capita azul sobre la que parece que recae todo el peso de la empresa que preside e incluso la sepulta”, advierte.

Se fija incluso en la manera de andar de la empresaria, “con pasos cortitos, tipo emperatriz del Japón, y su rictus es de todo menos natural”. Unos andares que no sabe si atribuir al empedrado de la calle o su nueva responsabilidad en Inditex.

Parte positiva

“Me da que Marta Ortega es una mujer tímida y no acaba de encontrar su hueco a la luz de los flashes”, presupone el catalán. Aun así, prefiere ver el lado positivo de todo, “contribuye a aumentar el misterio”, asevera.

Con ella no es con la única que se despacha a gusto. Cree que se ve más feliz Pablo Casado a la hora de decir adiós a la secretaría general del PP, “regalando declaraciones tan esperpénticas como prescindibles”, opina.

Pablo Casado

“No me preocupo por su futuro laboral, seguro que encontrará a alguien que lo enchufe con buen sueldo pese a su discutible currículum”, remata Jorge Javier para lanzar una nueva pulla al político.

El conductor de Sálvame concluye la última entrada a su blog con otra mención a otros que le “dan cierta pena”, los nuevos compañeros de trabajo de Casado. “Tiene toda la pinta de ser un brasas, un chapas. De esos con los que a la hora del café evitas quedar, para que no te cuente otra vez cómo se lo cargó Isabel Díaz Ayuso”, sentencia.