Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La cantante Anabel Pantoja / MEDIASET

Irene Rosales carga contra Anabel Pantoja

La novia de Kiko Rivera entra en directo en 'Sálvame' para reprocharle a la cantante su posición en el conflicto familiar

3 min

Anabel Pantoja va de revés en revés. Su última aparición en Sálvame ha acabado de nuevo con ella hecha un baño de lágrimas y esta vez la culpa no fue de los trabajadores.

La cantante trataba de justificar un vídeo del pasado de Kiko Rivera en el que parecía trapichear con drogas. Ella ha salido en defensa de él, porque era una cámara oculta, pero también de su tía.

Adicciones

La diseñadora de joyas hablaba de los problemas de adicciones de su primo y trató de defender que Isabel Pantoja a no estuvo tan ausente como decían sus compañeros de programa. Una llamada la ha silenciado.

Irene Rosales entraba en el programa de sobremesa de Telecinco para hacer callar a la sobrina de la tonadillera, especialmente a la hora de hablar de la peor racha del DJ. Recuerda que fue ella quien estuvo allí cuando Rivera tuvo que ingresar en un centro de desintoxicación. La familia apenas apareció.

Zasca de Irene

La novia del también modelo reconoce que lleva mucho tiempo cargando con un peso que, aunque le recorresponde, también afecta a otros miembros de la familia. "Se puede huir de la realidad un mes, pero no siempre porque yo al año de haber conocido a kiko me podría haber quitado del medio".

Lejos de quedarse allí, la colaboradora de Viva la vida le ha dicho claramente que su posición en el conflicto Paquirrín-Pantoja es reprochable. “No has sido clara en el tema de Kiko y su madre”, sentencia. Admite que "nadie tiene la culpa de esas adicciones, pero en el momento que se da el paso para que él se cure, Isabel no hizo lo suficiente", porque mucho que la joven quiera justificarla.

Lágrimas de Anabel

Anabel ha querido saber si Rosales estaba molesta y que le aclarara cuál era el problema. La mujer del DJ ha salido por la tangente y ha preferido subrayar lo que la quiere, pero la tensión se respira en el ambiente.

La colaboradora de Sálvame ha acabado destrozada por ese toque de atención y ha pedido perdón si ha molestado a su primo y a su novia. “Si Irene se ha sentido mal le pido disculpas”, señala. Asevera que “jamás de los jamases diría que mi tía ha estado antes que ella”.