Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La infanta Cristina /EP

La infanta Cristina, decidida a iniciar una nueva vida sin Iñaki Urdangarin

Pilar Eyre asegura que la hija de don Juan Carlos y doña Sofía se siente ultrajada y señala que fue ella quien tomó la decisión de disolver el matrimonio

3 min

Ni reconciliación ni perdón. La infanta Cristina lo tiene claro, ni está enamorada de Iñaki Urdangarin ni quiere volver con él. Según informa la periodista Pilar Eyre, en Lecturas, la hija de don Juan Carlos y doña Sofía está decidida a iniciar una nueva vida sin su todavía marido en la Ciudad Condal, aunque todavía sin deshacerse de su alianza matrimonial.

La exduquesa de Palma luce el anillo de casada en el dedo anular a pesar de estar dispuesta a iniciar los trámites de divorcio del exjugador de balonmano. De hecho, el entorno de la hermana del rey asegura que todavía luce la alianza por respeto a la institución del matrimonio y avanza que la seguirá llevando hasta el día en que se divorcie. 

Nueva vida en Barcelona

Así lo recoge el semanario del corazón, que este miércoles ofrece nuevas imágenes de Cristina de Borbón, visiblemente más delgada, junto a sus hijos. En su interior, Eyre destapa cuál fue el posicionamiento de la infanta desde que salió a la luz el idilio que mantiene Urdangarin con Ainhoa Armentia y que confirmaba una nueva deslealtad.

“Cristina quería anunciar el final de su matrimonio en el comunicado, pero Iñaki le suplicó que solo informaran de que habían interrumpido su relación, revela. En este sentido, la periodista apunta que la infanta se siente ultrajada por los periodistas que repiten machaconamente que sigue enamorada de Iñaki.

El divorcio es irrevocable

Además, la periodista afirma que la hermana del rey considera que ella no ha fallado. Por ello, destaca que no siente verguenza ninguna y, al mismo tiempo, remarca que “su círculo de amigos y su familia saben perfectamente que la intención de divorciarse es irrevocable”, escribe.

De este modo, la revista pone fin a las conjeturas que en las últimas semanas dejaban entrever una posible reconciliación entre el matrimonio, tal y como contó Mario Pascual Vives. Y es que en esta ocasión es la infanta la que está firmemente decidida a dar el paso.