Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Melania Trump /TWITTER

Así ha sido el primer desplante de Melania Trump como exprimera dama

La eslovena pasa olímpicamente de la prensa y de su marido en su llegada a Palm Beach (Florida) y las redes se jactan

3 min

¡Por fin! Debe haber pensado Melania. Tras cuatro años de intenso mandato de Donald Trump al frente de los Estados Unidos, Joe Biden le ha relevado en el cargo. Pese a que Trump, como presidente saliente, se saltó el protocolo y dio plantón a la ceremonia de investidura del demócrata, eso no le impidió tener una despedida de película.

Tanto él como su mujer fueron los auténticos protagonistas de un adiós en el que por no faltar, no faltó ni un nuevo desplante por parte de la maniquí. Aunque, eso sí, ya como exprimera dama y desde Palm Beach (Florida).

Adiós a la Casa Blanca

A pie del Air Force One y con el lanzamiento de los 21 salvas de fondo, el matrimonio Trump cerraba su era al ritmo de Gloria, Y.M.C.A. y My Way. Tres temas que formaron parte de una imponente puesta en escena que culminó con el despegue del avión en el que ellos viajaban a bordo. Sin embargo, pese a las lágrimas de los hijos mayores del magnate, Melania, a su salida de la Casa Blanca, sonreía más que a lo largo de los últimos cuatro años.

Ataviada de riguroso negro con una chaqueta de Chanel y un vestido de Dolce & Gabbana, la ya exprimera dama complementaba su look con un tacones de vértigo de Louboutin y un birkin, el bolso emblema de la firma Hermès y cuyo precio no baja de los 50.000 dólares. Y es que si hay algo por lo que Melania ha destacado durante el mandato de Donald, además de por los feos que le ha propiciado, ha sido por su estilismo.

Nueva vida para Melania

Buena prueba de ello es que nada más aterrizar en el aeropuerto de Palm Beach (Florida), la maniquí aparecía deslumbrante con un cambio de outfit. Melania bajaba del avión con un caftán de seda a todo color de la firma Gucci, valorado en 3500 euros. Una vez en tierra, y con cara de muy pocos amigos, la eslovena se saltaba el protocolo y pasaba olímpicamente de su marido y de la prensa. Tanto es así que Donald se quedó solo ante los medios.

Acto seguido, las redes se han viralizado con este embarazoso momento. No cabe duda, pese a haber sido la primera dama con el índice de popularidad más bajo del siglo XXI, Melania Trump ya pasa de todo. Incluso, hasta de su marido.