Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Melania Trump con la bandera de EEUU detrás suyo /EFE

El nuevo desplante de Melania a Donald Trump

La primera dama de EEUU ha protagonizado uno de los momentos más comentados del último debate electoral

3 min

Desde que el pasado uno de octubre la primera dama de los Estados Unidos y su marido, el presidente Donald Trump, comunicaran su positivo por coronavirus, Melania no había vuelto a dar señales de vida. Una situación que ha llegado a su fin después de que, hace tan solo unas horas, ella misma haya acompañado a su esposo en el último debate electoral contra Joe Biden 

Instantes después de finalizar el encuentro político entre los candidatos a la Casa Blanca, Trump, todavía encima del escenario, se paseaba de la mano de su mujer. Un momento en el que tanto el público asistente, como las cámaras de televisión, eran testimonios del nuevo desplante que hacía Melania a su marido.

Una cordialidad forzada

Justo después de esta exhibición, la primera dama se deshacía muy bruscamente de la mano de su cónyuge. Un hecho por el que rápidamente se ha hecho viral y que se suma a una larga retahíla de situaciones en las que la maniquí ha puesto en evidencia la relación de cordialidad que mantiene con el magnate. Tan solo hay que remitirse a las imágenes; en reiteradas ocasiones, la eslovena ha rechazado cogerse de la mano con Donald y además se ha visto obligada esbozar un tímida sonrisa, cuando ya había dejado claro que no tenía intención de hacerlo. 

De hecho, son muchas las nubes negras que se ciernen sobre el futuro de la pareja y hay quien asegura que Melania iniciará los trámites de divorcio si Trump es desbancado del poder.

¿Divorcio a la vista?

Así pues, estas podrían ser las últimas navidades que el matrimonio pase juntos y no solo en la residencia presidencial de Washington. Además, la primera dama se habría mantenido alejada de su marido durante estas tres semanas por continuar presentado síntomas del contagio de Covid19.

Un momento en que podría haber aprovechado para ultimar los detalles decorativos con los que celebraran la natividad de Cristo en la Casa Blanca. Un hecho que anunció hace más de un mes y que va a tener que compaginar con el día a día de la campaña electoral hasta que se celebren los comicios en los que Donald Trump podría revalidar el cargo, el próximo martes 3 de noviembre.