Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Retrato del grupo Delaporte, con la idea del empoderamiento femenino  / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

Delaporte: “La música sigue siendo un lugar de hombres”

El dúo musical aterriza en Razzmatazz con su pop electrónico por la nueva edición del Cruïlla de Primavera

14 min

Delaporte es uno de los grupos de electropop referentes del panorama musical español y muy concienciado con la actualidad. Durante 2021 impulsó el proyecto feminista Titanas para visibilizar a la mujer en la industria musical. Esta iniciativa mostraba versiones, junto a otras artistas (desde Amaral o Zahara a Rigoberta Bandini), de las canciones de su último disco.

Acostumbrada a actuar en clubes, la dupla formada por Sandra Delaporte y Sergio Salvi vivió la cara más amarga de la pandemia del coronavirus con las restricciones a la cultura y el ocio nocturno. Para celebrar el final del túnel, el dúo lanzó el pasado mes de noviembre su EP Abril, una vuelta a su sonido clubbing. Ahora regresa a los conciertos por todo lo alto y aterriza en la sala Razzmatazz de Barcelona por la nueva edición del Cruïlla de Primavera.

--Actúan en la sala Razzmatazz de Barcelona por el Cruïlla de Primavera. ¿Cómo se sienten?

--Sergio: Estuvimos teloneando a Bomba Estéreo hace unos cinco años en La Riviera y en Razzmatazz y ahora nosotros somos los artistas principales.

--Sandra: Es muy guay ahora estar en primera línea. Va a ser una fiesta increíble. Es como si tienes a una población entera sin comer y de pronto les das lo que más les gusta.

--¿Han notado un cambio en el público al retirar algunas medidas Covid?

--Sandra: La gente está hambrienta. Nuestros conciertos son de bailar, no hay ni una sola balada. El primer concierto en La Riviera fueron dos horas de éxtasis.

--Sergio: Antes no teníamos feedback. El público no podía bailar, no les veíamos las caras con las mascarillas, no sabíamos si funcionaban los temas o no. El cambio ha llegado paulatinamente con la adopción de las medidas.

--Sandra: La gente cuando tenía que estar sentada lo pasaba mal porque se estaban dos horas pegados a un asiento y era duro. Tienes que tener una contención psicológica que hace que sea otra energía. Nosotros decidimos ir con la gira como era, sin la versión más acústica o más tranquila.

--¿Cómo lo han vivido?

--Sandra: Han sido dos años bastante frustrantes a nivel económico, a nivel energía y a nivel de ilusiones. Conozco muchos compañeros y compañeras que lo han pasado muy mal. Nosotros no hemos parado aun así, y decidimos trabajar el quíntuple para, por lo menos, mantenernos donde estábamos antes de que empezara todo esto.

--Sergio: Currar así es mucho más frustrante porque no llegas a ver del todo el resultado de tu trabajo. Los conciertos de ahora son la recompensa final tras dos años de espera.

El grupo Delaporte desde el balcon con vistas a Pau Claris  / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)
El grupo Delaporte desde el balcon con vistas a Pau Claris / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

--¿Qué va a poder ver la gente en Razzmatazz?

--Sandra: Mucha fiesta, mucho club. La gira se llama La vuelta al club después de estos años bastante pochos. A nosotros nos gusta mucho Barcelona porque el público de aquí tiene mucha cultura de club dentro y empatiza mucho con nuestra música. Cuando más me he enamorado del club de mi vida ha sido en Barcelona.

--Su último EP salió a finales de noviembre de 2021. ¿Cómo surgió?

--Sergio: De las ganas que teníamos de dejar atrás la sensación que hemos tenido durante toda la pandemia. Teníamos como oyentes y como personas una necesidad de pensar en otras cosas más terrenales, más ligeras, y no estar con tanta mochila pesada en los hombros. Las canciones salieron solas por necesidad, porque hay momentos en los que vemos que tenemos cosas que contar, como ahora mismo.

--Sandra: Abril se llama así porque precisamente es un mes de mucha transformación, donde pasamos del invierno a la primavera, a la luz. Yo estoy deseando que de verdad por fin se supere esto, aunque creo que más que superar es aprender a vivir con ello. Tenemos que seguir con la vida. Ha sido terrible, pero creo que es importante seguir adelante y enfocarlo así. Y este disco es eso.

--La pandemia ha afectado a la salud mental de las personas.

--Sandra: No se habla del impacto en la salud mental que ha tenido esto. Familiares muy cercanos míos están ahora con muchos problemas psicológicos que vienen derivados de todo esto porque no es natural interrumpir la vida y las relaciones sociales. Hay personas que ahora, cuando están en grupos grandes, les entra agorafobia. La gente está atravesando depresiones bastante duras. Creo que de eso no se habla mucho y nosotros como terapia proponemos bailar al menos una noche.

--¿Cómo les ha afectado?

--Sandra: Son hachazos a nuestra estabilidad emocional. Pones las noticias y es un bombardeo permanente que no me parece natural ni sano. Yo sé que es una cuestión seria, pero lo que estáis haciendo tiene una responsabilidad, un impacto directo sobre la salud mental de la población, y lo estáis haciendo como si no hubiera ninguna consecuencia. Y a mí eso me parece preocupante. Debería haber algún tipo de contención. Usar el morbo con el Covid a mí me parece bastante maquiavélico. Yo no puedo ver las noticias porque me genera ansiedad.

El grupo Delaporte al finalizar la entrevista  / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)
El grupo Delaporte al finalizar la entrevista / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

--En el EP presentan dos versiones de cada canción: la normal y el remix. ¿Por qué?

--Sergio: La idea se fraguó mientras hacíamos el EP porque queríamos hacer algo muy de club y nos inspiramos, entre otras cosas, en una escena nueva que está saliendo los últimos años de electrónica/urban/pop aquí en España. Decidimos llamar a esas personas que escuchábamos tanto, proponerles el remix y meterlo todo en un único paquete para hacer piña con esa escena.

--¿Cómo se sienten al ser de los pocos aquí en España que hacen este estilo?

--Sandra: Esto es raro porque a nosotros nos meten dentro del indie. Nosotros queremos ser todo, pero es verdad que no nos identificamos a nivel musical, por ejemplo, con Vetusta Morla, aunque tampoco somos Sebastián Yatra. Entonces no sé muy bien qué somos, la verdad. Y eso también está bien. Nos parece bien todo. Hacemos música pop, música para todo el mundo, para bailar. Entonces, en ese sentido, somos mainstream. No sé si somos los únicos, pero sí que es verdad que el directo que hacemos es muy único y no he visto algo así aquí en España.

--Antes de su último EP hicieron Titanas, un disco de versiones de sus temas con mujeres. ¿Cómo surgió?

--Sandra: Era un proyecto que llevábamos tiempo fraguando, pero cuando estás de gira o con otros compromisos no tienes tiempo. Con la pandemia nos sobraba el tiempo y habíamos sacado un disco que no podíamos tocar en directo, así que nos planteamos el proyecto de mujeres que siempre habíamos querido hacer con artistas que admiramos del panorama español. También para demostrar que hay muchas mujeres muy fuertes, con músicas súper importantes e interesantes en España. Creo que merecen ser visibilizadas sobre todo para que, de cara al futuro, generen referentes en mujeres que empiecen en la música, que sigue siendo un lugar de hombres. No es lo mismo empezar siendo mujer que siendo hombre. Cuando empiezas siendo hombre la manera de juzgar lo que eres es bastante distinta a cuando empiezas siendo mujer.

--¿En qué lugares no hay igualdad en la música?

--Sandra: Ojalá exista una paridad real, por ejemplo, en las contrataciones de los festivales. A lo mejor todavía no hay artistas mujeres al nivel de otros proyectos que están todos liderados por hombres o conformados por hombres. A lo mejor es que no hay mujeres saxofonistas o bajistas. Eso a mí me encantaría que cambiara. Me encantaría que hubiera más mujeres técnicas de sonido, con rasgos importantes también. Y que además el perfil de mujer artista que triunfa no sea el perfil mítico de Beyoncé de: tengo este cuerpo, tengo que sexualizar todo y tengo que saber bailar mientras canto. Que sea diverso. Porque para el mundo de la música en hombres sí que lo es. Con Titanas queríamos crear un espacio seguro para las mujeres que quieren empezar una carrera y demostrar que no es tan de hombres como parece.

Retrato del grupo Delaporte, de fondo la Sagrada Familia / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)
Retrato del grupo Delaporte, de fondo la Sagrada Familia / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

--El Benidorm Fest ha triunfado este año. ¿Se plantean participar en una futura edición?

--Sergio: Nos llamaron para ir al de este año. La cuestión era, por un lado, el calendario que ellos marcan, que es muy estricto. Nosotros ya teníamos marcados nuestros tiempos y lo teníamos todo cerrado. Queremos marcar el camino que sentimos nuestro, no el impuesto por las circunstancias, que las circunstancias ya han impuesto demasiado hasta ahora. Y luego también por otro lado está el tema de ver la música como una competición, que no es santo de nuestra devoción. No nos gusta mucho la idea de que tengas que competir con otra canción, no tiene mucho sentido en arte la competición.

--Sandra: El arte es que te llegue, que te abra tu mundo, que te inspire y que te haga mejor.

--Sergio: Y al revés, el arte crece con la colaboración. Si un artista hace algo parecido a lo que haces tú no es competencia, es riqueza.

--¿Qué les ha parecido el Benidorm Fest?

--Sandra: A mí hay muchas cosas que han ocurrido que no me han gustado. Me flipaban Tanxugueiras y, por supuesto, Rigoberta. Pero Chanel es una artista increíble, lo hizo increíble, súper profesional y ganó. De ahí, toda la cantidad de odio y hate que fue dirigido hacia ella me parece una vergüenza. Críticas muy destructivas, muchas de ellas racistas, súper misóginas. Tu opinión de mierda te la metes por donde te quepa porque no va de esto Eurovisión. El público creo que se ha portado mal en ese sentido. No ha sido justo y la competición genera este tipo de cosas y saca lo peor. A mí estas cosas me enfadan mucho y me parece una falta de respeto al artista y al trabajo. Me gusta mucho que haya un festival de música y que, por primera vez, algo así sea muy mediático en Televisión Española. Ojalá hicieran eso, pero no una competición, sino que lo hicieran porque sí.