Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pedro Cavadas /EP

El doctor Pedro Cavadas considera que todavía es pronto para quitar las mascarillas

El cirujano, considerado uno de los mejores médicos del mundo, pronosticó el fin de este elemento en espacios exteriores para otoño del 2022

3 min

El doctor Pedro Cavadas fue de los primeros en advertir de la gravedad del coronavirus. En 2020, ya vaticinó que miles de personas morirían en nuestro país: a pesar de que en un primer momento muchos calificaron sus afirmaciones de "alarmistas" sus pronósticos terminaron cumpliéndose. Si bien a inicios de la pandemia el cirujano ya pronosticó que en 2022 el uso de la mascarilla en espacios al aire libre sería una decisión voluntaria.  

De hecho, el Consejo de Ministros aprobará este martes el real decreto que eliminará a partir del próximo jueves el uso de estos elementos en el exterior. Una medida, anunciada por la titular de Sanidad, Carolina Darias, que llega varios meses antes de lo previsto por el cirujano.

El uso de la mascarilla en exteriores

Según Cavadas, considerado uno de los mejores médicos según la revista Forbes, el uso de las mascarillas debería ser obligatorio hasta otoño. Una postura que defienden voces como la de Francisco Jiménez, director del Instituto Balmis de Vacunas, o el investigador de la Fundación de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio), Salvador Peiró.

Ambos coinciden en señalar que antes del verano no será posible prescindir de los cubre bocas en lugares cerrados. Así las cosas, una vez más parte de la comunidad científica termina dándole la razón al doctor que fue pionero en realizar un trasplante doble de manos y otro de cara en nuestro país.

Vaticinio sobre las vacunas

Fue a finales de 2020, cuando el experto también advirtió de los riesgos y efectos secundarios de las vacunas. El cirujano valenciano pronosticó que el remedio contra la enfermedad llegaría mucho antes a los países más desarrollados, mientras que los países más pobres tardarían años en inmunizar a su población.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) le han terminado dando la razón una vez más. El porcentaje de vacunados en algunos países de África, Sudamérica y Asia es mucho menor que el que presenta Europa y Norteamérica.