Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El cocinero Dabiz Muñoz / EP

Dabiz Muñoz: cierre, deudas y nuevos proyectos para DiverXO

El cocinero relata las vicisitudes que ha vivido a lo largo del año de pandemia con un duro golpe económico

4 min

Dabiz Muñoz no pasa por una buena época, aunque tiene planes de futuro para sacar adelante la joya de la corona de sus restaurantes, el DiverXO.

La pandemia ha afectado duramente al chef. Durante meses tuvo que cerrar DiverXO, en Madrid y StreetXO, en Londres. El impacto económico fue tal que se vio obligado a cerrar.

Deudas

Nos habíamos endeudado demasiado y me arriesgaba a perder lo que habíamos conseguido en 14 años”, confiesa en una entrevista a El País. Además, el local londinense tuvo problemas nada más empezar, incluso con quejas por parte de los trabajadores.

El cocinero subraya que “DiverXo es un negocio de puertas para afuera, no para dentro. Es un barco muy pesado, y el proyecto de Londres me costó mucho sacarlo adelante”. Tanto es así que, pese a recomprar las acciones a sus socios por tres millones de euros, la aventura británica tocó a su fin el pasado mes de mayo.

Créditos

“Tenía todos los restaurantes cerrados, sin vía de negocio, con una deuda grande y varios créditos para sostenerlos”, asevera. Pero pese a todo, y pasada la primera ola de la pandemia, el tres estrellas Michelin resurgió con un nuevo proyecto debajo del brazo, GoXo.

La idea surgió mientras cocinaba en su casa con su novio, Cristina Pedroche y subía los vídeos a Instagram. Ante las dificultades para que la gente acudiera a su restaurante, creó el servicio de comidas para llevar de algunos de sus platos.

Independencia

Sin saber todavía claro si el futuro está allí y tras un duro año, Muñoz quiere cuidar también de su restaurante estrella, el DiverXODiverXO. Su próximo movimiento va a ser cambiar su ubicación. Tras varios años siendo el restaurante del NH Eurobuilding, ha decidido independizarse.

Pese a que son decisiones que toma con sus socios y tener relación con algún partner con El Corte Inglés, el chef quiere que su buque insignia sea “más libre y sin clichés, la antítesis de lo que es ahora”.

Futuro

No lo va a tener fácil, asegura que el restaurante “no es rentable” pero que los bancos todavía confían en él, por su plan de negocio “realista, más bien conservador”, todo lo contrario que su cocina. Es más, se muestra confiado en que la mejor versión de él, como cocinero, “está por llegar”.

“Yo me siento cada vez mejor, con más ganas de seguir haciendo grandes cosas”, sentencia y su food truck es una prueba de ello. Los temas económicos parecen ir por otro lado y eso que para sacarlo adelante tuvo que pedir “un crédito más”.