Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El bailarín Antonio Canales / MEDIASET

Antonio Canales, contra todos en 'Supervivientes': "¡Es un paripé!"

El bailarín despotrica de sus compañeros, los critica por querer fama y asegura que sólo son "especialistas en 'realitys'"

3 min

Antonio Canales ha estallado. Tras ser el segundo expulsado de Supervivientes y verse apartado hasta playa Destierro, ha arremetido contra todos y contra todo.

El bailarín no llevó muy bien la decisión de la audiencia. Las primeras horas lloró al respecto junto a Lola que ya no está sola. "Me voy a hacer un superviviente más fuerte a tu lado, ¿vale?", la invitaba. Pero este ánimo duró poco.

Ataques

Los días pasaron y el coreógrafo empezó a despotricar de todo. "Esto no se lo pueden ni imaginar”, decía en referencia al destierro y a sus compañeros, que no salieron muy bien parados: “Están todo el día llorando para que les den de comer...".

Está convencido de que sus excompañeros “tienen mucha suerte, la del principiante. Cuando salen a pescar lo celebran como con desgana”, critica. “Algunos es que no nacieron para trabajar ni para mover un dedo que digamos”, comentaba a la primera expulsada.

'Boy scouts'

Lola quería conocer cómo estaban todos y Canales se explayó a gusto: “Allí están tan ricamente, como si fueran unos niños monos de boy scout”. "Ellos juegan como si fuera un Gran Hermano y es otra cosa. Como especialistas en realitys", considera. "Puedes ser especialista en lo que te dé la gana, pero especialista de la tontería, no", sentencia.

El sevillano se queja de haber tenido que "aguantar un nini que llora porque no tiene un Colacao, no te jode... eso no es supervivencia, es un paripé", lamenta. "Te digo yo a ti que alguno de ahí no sobrevive ni una noche solo aquí", prevé.

Acusaciones particulares

El artista opina que muchos de los participantes "quieren hacerse más famosos, tener falower de esos”. “Mucho falower y en vez de un polvo, tu padre echó un goteo", espeta. “No he visto abrir un coco a Albalá o a Omar, pero si he visto cómo lo piden", señala.

"Llegó un momento en el que vi un poco de desidia, sacaban las cosas de contexto en las peleas. En el fondo, yo he venido a ser un buen superviviente", se defiende. "Yo no hacía muchas cosas por pudor, por miedo a la vergüenza, que si se reían de mí y llegó un momento en el que lo dejé por imposible", justifica.