Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Chica en la playa en verano, el momento del año en el que más se practica la depilación en casa / Stokpic EN PIXABAY

Depilación en casa: diferentes opciones para distintas necesidades

Cuchilla, cremas, geles, cera fría o caliente, luz pulsada, maquinilla eléctrica... hay muchos métodos para eliminar el vello desde el hogar

Noelia Hontoria
6 min

La depilación en casa tiene muchas ventajas. Suele ser rápida, económica, da buenos resultados y ofrece versatilidad. Aunque lo ideal siempre será acudir a un profesional que ofrece el mejor método según las necesidades del cliente, hay quienes se han acostumbrado a luchar contra el vello desde casa y no lo cambian por nada. El viejo estigma de que una depilación en casa es inefectiva ya ha quedado en el olvido y la duración de sus resultados depende del método escogido por el usuario.

Cuchilla para una depilación rápida e indolora, cera caliente para resultados más apurados o incluso luz pulsada para evitar el vello a largo plazo son algunos de los métodos más buscados. También hay cera fría, geles, depiladoras eléctricas o cremas. En todos los casos, se debe observar bien la reacción de la piel para evitar sensibilidades, reacciones alérgicas o similares y siempre optar por productos de calidad, siguiendo las recomendaciones de su fabricante para conseguir los mejores resultados, con la máxima seguridad.

Cuchilla

La cuchilla o maquinilla de afeitar tiene tantos seguidores como detractores. Es un método que o se ama o se odia, no hay medias tintas. Las ventajas de la cuchilla radican en que es un tipo de depilación muy rápida, que permite liberarse del vello en unos minutos, totalmente indolora y para la que no es necesario esperar a que el vello crezca, con una longitud de pocos milímetros ya es posible pasar la cuchilla.

Entre sus desventajas, la principal es que el vello vuelve a crecer de manera rápida, en pocos días, por lo que requiere de un uso más continuo. También puede provocar la aparición de pelos enquistados, granitos, rojeces, sequedad en la piel…

Cremas o geles depilatorios

La ventaja de las cremas o geles es que es indoloro y muy rápido de hacer en casa. No se necesita ningún tipo de conocimiento en estética y cualquiera puede aplicarlo.

Sus desventajas son similares a las de la cuchilla: el vello crece rápido y pueden aparecer granitos o sensibilidad en la piel debido a una reacción del producto. Además, suele tener un olor bastante desagradable.

Cera caliente

La cera caliente ha sido por mucho tiempo el método preferido por los usuarios de depilación en casa, por sus resultados más efectivos. De hecho, en muchos centros de estética es el tipo de depilación que utilizan para sus usuarios. Tras ser eliminado con cera caliente, el vello tarda más en salir y se va debilitando.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que es algo doloroso y hay que esperar a que el vello crezca un poco para que se pueda arrancar bien de raíz. También puede provocar reacciones en la piel.

Cera fría

Tras la cera caliente vino la cera fría. Es menos agresiva y rápida de usar, ya que no requiere tiempo adicional para preparar el producto. El vello tarda más en salir que con la cuchilla o las cremas, ya que se arranca de raíz.

Sin embargo, es menos efectiva que la cera caliente y también algo más cara. El proceso de depilado con cera fría puede ser algo lento y también puede provocar sensibilidad en la piel.

Maquinilla eléctrica / Devansee EN PIXABAY
Maquinilla eléctrica / Devansee EN PIXABAY

Maquinilla eléctrica

Arranca el vello de raíz, por lo que los resultados son más prolongados. Al igual que la cera caliente, también lo va debilitando poco a poco. Es fácil de aplicar y las maquinillas cada vez son más económicas.

Hay que tener en cuenta que es un proceso bastante lento y que requiere de paciencia y buena vista para comprobar que no se está dejando ningún pelo. No se recomienda en zonas faciales y puede ser doloroso.

Luz pulsada

Entre los distintos métodos de depilación en casa, la luz pulsada es el que más se acerca a los resultados profesionales de los centros de estética. Se trata de un pequeño dispositivo con una gran efectividad, que ayuda a eliminar el vello de forma permanente. En la mayoría de los casos, tras unas cuantas sesiones, ya solo se necesita hacer un repaso cada seis meses.

El coste del dispositivo puede ser algo caro, especialmente si lo comparamos con el precio de una cuchilla o de unas bandas de cera fría, pero compensa a largo plazo. Para garantizar la máxima seguridad, hay que seguir las instrucciones de seguridad relativas a su uso y tener en cuenta los diferentes fototipos de piel y tipos de vello.