Menú Buscar
Detalle de una cadena de retrete / CG

Un retrete incómodo para mejorar la eficiencia laboral

Una empresa británica ha creado un inodoro que, asegura, recortará el tiempo que los empleados se sientan en él y ahorrará pérdidas por falta de productividad

3 min

Aunque no hay nada como sentarse en la taza de casa, mucha gente escoge su lugar de trabajo para hacer sus necesidades. Muchos piensan que es el mejor sitio, pues te pagan por ello mientras disfrutas de una revista, el móvil, etiquetado de champú o, simplemente, de la experiencia. Pero eso puede acabarse con la creación del nuevo retrete incómodo de Mahabir Gill.

Un lavabo masculino con retretes de pared a ambos lados / CG
Un lavabo masculino con retretes de pared a ambos lados / CG

El creador del Standard Toilet afirmó que, "solo en Gran Bretaña, los descansos prolongados de los empleados en los inodoros les cuestan a la industria y al comercio 4.700 millones de euros al año", una cifra extraída de una encuesta realizada en ocho ciudades británicas por Protecting, con trabajadores que afirmaban pasar en el baño media hora al día.

Se acabaron los minutos extra en el baño

El Standard Toilet es un váter con una inclinación de 13 grados hacia abajo, una característica que no invita a permanecer mucho rato sentado. Obliga a flexionar las rodillas, algo bastante incómodo a largo plazo, con lo que esperan reducir el tiempo que permanecen los trabajadores sentados en él. Por un precio que oscila entre los 175 euros y los 585 euros, el coste de salida no es comparable con el dinero que ahorrarán las empresas.

El retrete incómodo y su explicación gráfica / TWITTER
El retrete incómodo y su explicación gráfica / TWITTER

Según un estudio, que bien podría formar parte de las normas no escritas del trabajador, si un empleado pasa diez minutos al día sentado en el trono con cadena, a finales de año habría cobrado 40 horas por sentarse en la silla fría.

Ya es una realidad

Un retrete abierto / CG
Un retrete abierto / CG

El diseño ha sido aprobado por la British Toilet Association, un organismo centrado en mejorar las instalaciones de los baños públicos, y tiene planes de expansión. Las oficinas son solo el principio, puesto que este retrete incómodo tiene previsto asentarse en restaurantes, centros comerciales e, incluso, en el transporte público.

Todo gracias a las características con las que promocionan este peculiar inodoro que "incrementa la eficiencia de los empleados", "reduce las colas" en el servicio y "mejora el bienestar de los trabajadores" al forzar menos los músculos pélvicos. Algo que hará que la sociedad aproveche mejor su tiempo, ya que se calcula que a lo largo de la vida pasamos un total de 92 días en el váter. Si a eso le sumamos el que pasamos en los semáforos...