Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El cantante Blas Cantó, representante de España en el Festival de Eurovisión 2021 / EP

Las mayores pifias de España en el Festival de Eurovisión

La suerte abandona a los representantes españoles desde la primera edición del certamen, en 1961, con Conchita Bautista como protagonista

2 min

El Festival de Eurovisión nació en Cannes, Francia, en 1961. En esa primera edición, España estuvo presente gracias a la representación de Conchita Bautista, que quedó novena de entre los 11 concursantes iniciales. Una posición que, en el futuro, nos ha salvado de caer eliminados antes de tiempo.

Gracias a su actuación, las canciones españolas llegan directamente a la final, al estar considerados como uno de los fundadores del certamen. Sin embargo, esa ventaja muchas veces nos ha jugado mala pasada.

Más roscos que primeras posiciones

De las más de 50 ediciones celebradas a día de hoy, ya sea por mala suerte o porque la canción elegida no está a la altura del resto, España es uno de esos países marcados por los malos resultados. De hecho, de todas nuestras actuaciones, las que han pasado a la historia son las consideradas las grandes pifias eurovisivas

Desde roscos históricos a problemas técnicos, cantantes descalzos, espontáneos o denuncias de tongo en la elección de representantes, nuestro país ha vivido de todo en el peor de los sentidos. Eso sí, sin olvidar nunca los primeros puestos obtenidos por Massiel y Salomé que, para desgracia de los eurofans, quedan ya muy lejanos.

Conchita Bautista y Victor Balaguer
1/7

Conchita Bautista y Victor Balaguer

En la primera edición del Festival de Eurovisión, celebrada en Cannes (Francia) en 1961, Conchita Bautista representó a España con su canción Estando contigo. Gracias a sus ocho puntos, la primera actuación española de la historia del certamen obtenía la novena posición de entre los 11 participantes iniciales, pero la cantante intentó mejorarlo cuatro años más tarde. En el 1965, en Nápoles (Italia), cantó ¡Qué bueno, qué bueno!, quedando en último lugar con cero puntos... pero empatada con tres países. Lo mismo que le pasó en el 1962 a Víctor Balaguer y su Llámame, en la segunda edición de Eurovisión, que volvieron vacíos de Luxemburgo en el primer rosco de España en el festival.

Remedios Amaya
2/7

Remedios Amaya

En el Festival de Eurovisón de 1983, celebrado en Múnic (Alemania), Remedios Amaya representó a España con ¿Quién maneja mi barca?. Su elección fue muy sonada, dado que Televisión Española cambió la votación ese año y optaron por elegir internamente el representante, buscando una proyección internacional del flamenco... Pero no funcionó como esperaban. Remedios Amaya salió al escenario descalza, ya que no encontró zapatos que combinaran con el vestido que le prestó Carmen Sevilla para la actuación, y esa fue la señal de cómo iba a acabar la historia: último lugar de la primera era moderna del festival, empatada a cero puntos con Turquía, pero con más putuación a repartir y el doble de países concursando que anteriormente. De hecho, esta actuación se considera el mayor fracaso de España hasta ahora.

Azúcar Moreno
3/7

Azúcar Moreno

A España no le sienta bien salir en las primeras posiciones a actuar, aunque el orden no altera demasiado el resultado final. Sin embargo, las Azúcar Moreno sentaron un precedente en el festival al salir primeras en Zagreb (Croacia), en 1990. Las hermanas Salazar, Toñi y Encarna, inauguraron el certamen con su Bandido. Salieron al escenario, bailaron, se miraron y se fueron sin cantar. Un problema técnico las dejó sin sonido, siendo las primeras participantes en repetir su actuación en toda la historia de Eurovisión. Además, contaron que los vestidos tenían que ser diferentes pero antes de salir al escenario se les rompió la cremallera, viéndose obligadas a improvisar vestuario. Un cúmulo de mala suerte que, eso sí, se vio compensado con su quinto puesto final.

Lydia Rodríguez
4/7

Lydia Rodríguez

Lydia viajó en 1999 a Jerusalén (Israel) para representar a España con un vestido de Ágatha Ruiz de la Prada --que captó más la atención que el espectáculo-- y la canción No quiero escuchar. Eso debieron pensar los espectadores de toda Europa al verla actuar, porque únicamente Croacia le dio un punto. Pese a evitar un nuevo rosco, la última posición lograda fue mucho más meritoria que el resto. Al igual que pasó con Remedios Amaya, el Festival de Eurovisión se reinventó añadiendo más puntos a repartir y más países participando, por lo que era mucho más complejo quedarse en tablas en el marcador.

El Chikilicuatre
5/7

El Chikilicuatre

Televisión Española ha cambiado varias veces el sistema para elegir representante español para Eurovisión. Una de ellas fue la de Remedios Amaya, elegida internamente por la cadena, y años más tarde lo cambió también con la aparición de Operación Triunfo. Cuando el programa cambió de cadena, los responsables del certamen fueron probando distintas opciones hasta la aparición de Rodolfo Chikilicuatre, el personaje interpretado por el cómico David Fernández. Su Baila el Chiki Chiki obtuvo el puesto 16 en el festival de 2008, en Belgrado (Serbia), una posición que mejoraba la de años anteriores. Sin embargo, TVE lo vio como un troleo digno de Forocoches, y optaron por escoger ellos mismos de nuevo al representante.

Daniel Diges
6/7

Daniel Diges

Daniel Diges interpretó Algo chiquitito en el Festival de Eurovisión 2010, en Oslo (Noruega). Su canción no partía entre las favoritas, pero un hecho inusual la hizo subir hasta el puesto 15 en la final. El motivo fue que, por primera vez en la historia del certamen, se coló un espontáneo durante la actuación. Jimmy Jump, conocido por saltar a los campos de fútbol entre los años 90 y los 2000, formó parte de la actuación durante unos segundos, hasta que los miembros de seguridad se dieron cuenta de que no era miembro del equipo. Un contratiempo por el que el cantante, que salió segundo a actuar, repitió sobre el escenario una vez salieron todos los representantes que participaban. Como no podía ser de otra forma, segunda vez que se repetía canción en Eurovisión, segunda vez era España.

Manel Navarro
7/7

Manel Navarro

El Festival de Kiev 2017 es uno de esos que todo el país quiere borrar de su mente. Desde que Lydia quedó última en 1999, España no cerraba la clasificación... hasta que el Do it for your lover de Manel Navarro no caló en Europa como se esperaba. Su elección como representante estuvo plagada de polémica, con denuncias por tongo hacia TVE, y el cantante no ayudó a calmar los aires al celebrar su victoria con un corte de mangas a sus haters. Al final, todo acabó tan mal como auguraban las casas de apuestas... y con un gallo que pasará a la historia del certamen.