Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Termómetro de calle /EP

Llega a España una ola de calor extremo que traerá de vuelta la calima

Este nuevo episodio de ascenso térmico con valores extremos podría alargarse hasta el fin de semana del 17 de julio

3 min

La segunda gran ola de calor de este verano llega este fin de semana y se espera que se alargue, por lo menos, hasta el fin de semana que viene. En estos 10 días, está previsto que los termómetros superen los 40°, produciéndose una situación fuera de lo común.

La causante de este episodio de altas temperaturas es la dorsal anticiclónica, que se mantiene sobre la Península. Como consecuencia de la fuerte insolación que se produce en estas latitudes, se creará una masa de aire cada vez más cálida, que disparará mercurio de forma generalizada en todo el país jornada tras jornada. 

Parte de Meteored, valido hasta el 12 de julio /CD
Parte de Meteored, valido hasta el 12 de julio /CD

Valores de récord

Según los partes de Meteored, la dorsal continuará asentada sobre el oeste de Europa y una DANA se separará de la circulación de latitudes medias y se situará en el Atlántico norte. Esta zona debajas presiones, cerca de la Península, irá trasladándose lentamente hacia el sur.

La depresión aislada favorecerá el empuje de aire cálido del sur en niveles medios, reforzando la situación de ascenso térmico. Los valores más insólitos se darán en el oeste peninsular. Ciudades como Sevilla o Badajoz, podrían alcanzar los 45º.

Calima y tormentas en el Mediterráneo

Donde parece que no llegarán a enfilarse tanto los termómetros es en la vertiente mediterránea. Al menos, hasta la mitad de la semana que viene. A partir del martes o el miércoles podrían producirse grandes cambios. La depresión formada sobre el Atlántico aumentaría la conducción del sur, favoreciendo la llegada de grandes cantidades de polvo en suspensión en un nuevo episodio de calima.

Las noches y madrugadas de la próxima semana serán muy cálidas, con noches tropicales en amplias zonas e incluso noches tórridas en algunos lugares de Andalucía. En la costa del Mediterráneo no se descarta que aparezcan nubes de evolución así como posibles tormentas. Allí, la sensación de bochorno será acusada.