Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una partida del videojuego 'Fortnite'

Un español bate el récord mundial en 'Fortnite'

El adolescente, de 17 años, comía entre partida y partida e incluso alguna vez mientras jugaba al videojuego de moda

3 min

Nadie duda a estas alturas de que el Fortnite es el juego de moda entre los jóvenes a nivel mundial. Y el fenómeno ha llegado también a España. Hasta el punto de que un joven de Granada ha batido el récord mundial de tiempo enganchado al juego.

El chico tiene 17 años y ha estado más de 200 horas seguidas enlazando partidas, nueve días en total. Comía entre partida y partida, incluso alguna vez mientras jugaba, e iba al barrio deprisa y corriendo para no perder detalle.

En directo

Carlos Caballero, que así se llama el adolescente, ha estado 227 horas y seis minutos jugando sin parar, a través de la plataforma Twitch, donde ha ido retransmitiendo en directo toda la partida. Asimismo, ha cumplido con los diez minutos obligatorios de descanso cada hora de juego.

Pero los nueve días de juego se los ha dividido en etapas. Jugó del 17 al 23 de julio, y lo máximo que ha aguantado han sido “45 horas seguidas jugando, con descansos de siete y media”, relata el propio gamer.

Dificultados

Caballero lo tenía claro, su propósito era batir el récord que hasta ahora ostentaba Torete, un youtuber que se pasó 145 horas delante del juego. Y lo logró. Aun así, admite que tuvo una gran ayuda: su madre. "Sin ella no habría conseguido el récord”, señala.

El adolescente también cuenta las dificultades que pasó durante estos nueve días, ya que las madrugadas eran muy duras, relata. Desde las cuatro hasta las diez de la mañana, era el peor momento para él. Sobre todo, a nivel psicológico ya que estaba completamente solo y no tenía espectadores siguiendo la partida en directo.

Otros logros

Tras su récord, el adolescente decidió parar de jugar un tiempo. Pero al quinto día de descanso, no pudo resistirlo más y se volvió a conectar para echar una partida.

Caballero considera que estar nueve días seguidos era un reto personal, pero que no fue tan difícil como las pruebas de acceso a la universidad, a las que se ha presentado este año. Unos exámenes que tampoco se le han dado mal. Su nota media de selectividad es de un 9,8. Ahora su objetivo es entrar en Comunicación Audiovisual o Márketing para hacer de su afición su profesión de futuro.