Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Salvador Illa, ministro de Sanidad / EP

Los ciudadanos que rechacen la vacuna entrarán en una 'lista negra'

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, confirma que los ciudadanos que rechacen la vacuna del coronavirus entrarán en un "registro"

3 min

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha querido tranquilizar a los ciudadanos que están preocupados por saber cómo y cuándo se vacunarán contra el Covid-19 y ha confirmado que todos recibirán una comunicación del Sistema Nacional de Salud (SNS) en las que se les notificará la fecha y el centro de salud al que deberán dirigirse. “Se llamará a la gente”, ha señalado Illa, quien también advirtió que se llevará un registro de las personas que rechacen aplicarse la vacuna.

El ministro ha precisado que dado que seis de las siete vacunas adquiridas por la Unión Europea (UE) son de doble dosis, se citará a los españoles para que reciban la primera dosis y “cuando cumpla el plazo necesario para administrar la segunda dosis, se les volverá a citar”.

Registro de no vacunados

"La ciudadanía va a ser citada cuando le corresponda y lo que sí pedimos es, cuando se les cite, acudan a la llamada", ha insistido el titular de Sanidad en laSexta. Illa ha recordado que la vacuna es "voluntaria y no obligatoria", aunque ha recomendado que "la forma de derrotar al virus es vacunándonos todos".

Según ha precisado, se llevará a cabo “un registro”, que además será compartido “con otros socios europeos”, de“aquellas personas que rechacen la vacunación”. Illa asegura que dicho registro no será público y que rechazar la vacuna entra dentro del derecho de cada individuo. "Quedará consignado que, por la razón que sea, la ha rechazado en uso de su legítima libertad”, explica. “No es un documento para hacer público y se va a hacer con el máximo respeto a la protección de datos", ha matizado el ministro de Sanidad.

Por orden de prioridad

En cualquier caso, Illa ha incidido en que las vacunas se irán administrando “siguiendo escrupulosamente los objetivos de prioridad” fijados en el Plan de Vacunación, que en primera instancia concede prioridad a las personas mayores que viven en residencias y a los sanitarios, seguidos de personas dependientes.

El plan de vacunación establece que después seguirán los mayores de 64 años, las personas con condiciones de riesgo, quienes viven o trabajan en comunidades o entornos cerrados, la población vulnerable por su situación socioeconómica, los trabajadores esenciales, el personal docente, la población infantil, la población en áreas con alta incidencia o en situaciones de brotes, las embarazadas y madres con bebés lactantes, personas ya inmunizadas que hayan pasado el Covid, la población adolescente, los jovenes y, por último, el resto de la población adulta.