Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Claudia de la Riva, fundadora y consejera delegada de Nannyfy / NANNYFY

La transformación de Nannyfy para sobrevivir a la pandemia

La startup de niñeras a domicilio pivota hacia una plataforma de contenidos lúdicos y educativos para los más pequeños

5 min

En tiempo de tribulación, no hacer mudanza... salvo que venga una pandemia. En Nannyfy desoyeron la máxima ignaciana y, un año después, esa decisión se ha visto acertada. La startup creada por Claudia de la Riva acometió un reenfoque de su modelo de negocio a mediados de 2020 para capear la pandemia del coronavirus.

De ser una aplicación para contratar niñeras a domicilio, la empresa nacida en Barcelona se convirtió en una plataforma de contenidos para los más pequeños. Lo explica su fundadora: "En marzo del año pasado no se podían hacer desplazamientos y había miedo al contagio. No se iba a consumir ninguna nanny y podíamos llegar a facturar cero", explica.

Reorientación del negocio

Ante esta situación, la compañía decidió sacó el escandallo de sus flaquezas y fortalezas. Por un lado, contaba con el apoyo de 17.000 familias y una red de 4.800 niñeras por toda España. Por el otro, una crisis sanitaria que obligaba a replantear la estrategia empresarial. En ese momento nació Nannyfy Activities, germen de la actual Nannyfy TV, un completo repositorio de actividades en vídeo para niños de tres a 12 años de edad.

"Entre marzo y julio, ofrecimos eventos en directo gracias a nuestras nannies. Una semana había magia, otra ciencia, guitarra española... había unos horarios y podías apuntar a tus hijos en una actividad concreta o varias. Pasamos de tener a unos 200 niños a gestionar más de 6.000", detalla.

La nueva interfaz de Nannyfy / NANNYFY

 

La nueva interfaz de Nannyfy / NANNYFY

Apuesta por la educación

En verano decidieron apostarlo todo por esta pivotación del negocio ​al comprobar la elevada conversión entre los usuarios de la plataforma. Actualmente, la solución ofrece un calendario con directos clasificados por temática en distintas franjas horarias. Cada una cuesta 2,99 euros y tiene aulas máximas de hasta ocho alumnos, que se duplican en función de la afluencia de público.

"Hemos cambiado de sector y nos hemos pasado a la educación tecnológica. Pero no queremos cursos tipo Domestika, sino con un trasfondo para que los niños se lo pasen bien y producidos con gran calidad", expresa. Socializar y disfrutar: esa es la fórmula. El movimiento de Nannyfy ha comportado algunos cambios internos, como el recorte sustancial de nannies hasta unas 100 que cuentan con el perfil docente adecuado. Uno de los más curiosos ha sido el nuevo perifl de los canguros. "Si antes la distribución entre mujeres y hombres era de 95%-5%, ahora es de 80%-20%", apunta.

Nueva ronda de inversión

Las familias están respondiendo positivamente a la reorientación de Nannyfy. "Los padres buscan confianza, un contenido safe donde haya una performance real. Se trata de que los niños se entretengan y aprendan a la vez", expresa. Las cifras dan prueba de ello: la empresa cuenta con casi 50.000 familias, más del doble que con su anterior modelo de negocio.

El reemprendimiento de la marca ha favorecido la expansión al mercado hispanoamericano. "Hemos empezado por Colombia y seguramente sigamos por México. Ahora estamos buscando trabajadoras allí para producir con acento hispanohablante", avanza de la Riva. Además, la firma se encuentra en plena negociación de una ronda de serie A para apuntalar su nueva andadura. Anteriormente, Nannyfy ha recibido el apoyo de Wayra X, el vehículo inversor para startups digitales de Telefónica.

Destacadas en Vida tecky