Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una persona realiza el teletrabajo desde casa / EP

El tráfico de internet se dispara un 60% por el Covid

Unos 1.300 millones de personas se han sumado al teletrabajo y al telestudio en los países de la OCDE

Víctor Recacha
4 min

La pandemia ha marcado un incremento del 60% en el tráfico de internet de los países desarrollados, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. La OCDE atribuye esta mayor demanda de conexión al hecho de que 1.300 millones de personas más de las habituales teletrabajan o estudian desde casa a causa de las restricciones relacionadas con el coronavirus adoptadas por estos países.

En España, Telefónica ha informado al organismo internacional de un aumento de casi el 40% en ancho de banda. En paralelo, el tráfico móvil ha subido un 50% y el de datos, un 25%. Prácticamente en todo el mundo se ha registrado un crecimiento de conectividad, no solo por el Covid, sino por la demanda creciente de servicios como el e-commerce y por la apuesta estratégica de numerosos países por la transformación digital.

Red española de fibra

En los países de la OCDE, la proporción de conexiones de internet que son de fibra óptica se sitúa en una media del 27%. España está entre los países con altos niveles de conectividad por fibra, muy por encima de la media con un 63%.

España ocupa de hecho el sexto lugar entre los países desarrollados y su red solo se ve superada por la de Suecia, Japón, Letonia, Lituania y Corea del Sur, que en los últimos años ha arrebatado el primer puesto a su vecino japonés con un 82% de conexiones de fibra. Además la conectividad española es de las que más ha progresado desde 2015. Entonces, solo el 17% de las líneas era de fibra.

Sin conexión

En el otro extremo están Alemania, Austria, Reino Unido, Israel, Bélgica y Grecia, que se arriesgan a perder ventaja competitiva por sus bajísimos niveles de conectividad. Estos países se quedan por debajo del 5% de líneas de fibra óptica y una red muy deficiente en las zonas rurales.

Ante este problema, la OCDE defiende la necesidad de “cerrar las brechas que ponen en riesgo de dejar a algunas personas y empresas peor que otras en el mundo post-Covid”. El estudio destaca que la tecnología y la digitalización han ayudado a las economías a superar mejor el confinamiento, pero que quedan retos por delante como la falta de conectividad, la ciberdelincuencia, o la necesidad de formar a los trabajadores.

Era digital

Si miramos el uso total de internet, el líder es Islandia con un 99%. El uso promedio internacional está algo por encima del 87%. Entre los jóvenes, los estudiantes españoles de 15 y 16 años son los novenos de la OCDE que más horas dedican a internet fuera de la escuela, con una media de 30 horas semanales equivalente a más de cuatro horas al día.

Ahora bien, si España está entre los mejores países en cuanto a fibra óptica y sus jóvenes entre los más conectados, le sucede todo lo contrario en el ámbito de la investigación y desarrollo y la actividad innovadora. La inversión de las empresas españolas en I+D representó en 2017 menos del 1% del PIB, cosa que las deja dentro del tercio de países con menos actividad en este frente.