Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mujeres 'tecky' / CG

Mujeres 'tecky': el reto tecnológico

Cuatro empresarias ofrecen respuestas ante la falta de talento femenino en las compañías TIC

1 min

Un 25%. Esa es la proporción de mujeres que se matriculan anualmente en los estudios STEM, según datos del Ministerio de Educación. La falta de aspirantes femeninas en las carreras tecnológicas, sumada a la escasa presencia de directivas al frente de compañías TIC, concita año tras año el interés (y la preocupación) de la sociedad. Crónica Global ha entrevistado a cuatro empresarias tecky para arrojar luz al debate sobre la inclusión del talento femenino en un sector clave para dinamizar la economía.

Aina Salvadó, 'brand director' de Colvin
1/4

Aina Salvadó, 'brand director' de Colvin

--Pregunta: En el debate sobre la presencia de las mujeres en la tecnología, ¿en qué lugar estamos? ¿Cuáles serían los puntos más positivos y los más negativos de la situación actual?

 

--Respuesta: Por una parte, veo un progreso y ya no solo en el sector de la tecnología y las startups, sino en muchos de los ámbitos que afectan a la mujer en el mundo laboral. Cada vez se trata más desde una cuestión de principios. El acceso y la participación deben ser igualitarios y estar apoyados por todas las partes de igual forma, sin embargo, el hecho de que no se reconozcan avances o líderes por el simple hecho de ser mujeres demuestra que, muy a mi pesar, aún queda camino por recorrer. Afortunadamente, en los últimos años estamos viendo en el tejido emprendedor cada vez más casos de éxito de proyectos innovadores y disruptivos creados por mujeres, con una fuerte proyección y consolidación dentro del ecosistema emprendedor.

 

--¿A qué achaca la falta de paridad en puestos de alta responsabilidad en este sector?

 

--La mujer sigue quedando al margen en los sectores denominados STEM a nivel global y, según muchos estudios, esto se debe principalmente a una cuestión de intereses. Es cierto que la tasa femenina en puestos tecnológicos es menor que la de los hombres, sin embargo, el problema está cuando la mujer sigue encontrando muchos más obstáculos para progresar y llegar a tener las mismas oportunidades de desarrollo personal y profesional que cualquier otro hombre. En el momento que la igualdad de oportunidades sea un imperativo en cualquier negocio, podremos analizar realmente si los puestos directivos en este sector están supeditados única y exclusivamente al talento y a las aptitudes de cada persona.

 

--¿Qué medidas se pueden tomar para visibilizar a las mujeres en estas disciplinas?

 

Uno de los hándicaps más grandes es pensar que la tecnología no interesa a las mujeres. La tecnología nos gusta y mucho. De hecho, hay innumerables mujeres que han revolucionado el sector, sin embargo, sus nombres aparecen con cuentagotas en los libros, no nos hablan de ellas ni en casa ni en la escuela, y aún menos en los medios de comunicación. Acercar la tecnología a todas las edades, independientemente del sexo, es lo que realmente supone el cambio. Es muy importante motivar e inspirar a las nuevas generaciones para que tengan referentes potentes, y sobre todo que los vean en ámbitos menos comunes, que les hagan pensar “si esta persona puede hacerlo, yo también”.

 

--¿Qué opina de la idea de sufragar el primer año de universidad para las alumnas que elijan una carrera STEM? En cualquier caso, ¿qué le sugieren las políticas públicas de discriminación positiva?

 

Yo estoy muy a favor de potenciar el talento de nuestros niños y niñas desde bien peques. Y creo que esto va muy de perspectivas. El foco no debe estar tanto en quién lo hace, sino en el qué y cómo lo hace, eso es lo realmente importante y trascendental para que nuestra sociedad avance. Como madre de una niña trabajo a diario para educar desde una perspectiva que no entiende de géneros y clichés. Creo que es un esfuerzo diario de toda la sociedad.

 

--¿Cuál ha sido su experiencia personal en un campo tradicionalmente con más presencia masculina que femenina?

 

Por mi experiencia y después de haber estado en distintas empresas, veo necesario el protagonismo de la mujer en puestos de responsabilidad precisamente porque hay muchas mujeres con mucho talento y potencial para ocupar estos puestos. Todavía me choca mucho ver cómo la potencia femenina es inferior en muchos sectores, pero algo que me alegra, es observar cómo el sector al cual me dedico lucha por mejorar e innovar.

Vanessa Estorach, presidenta de Women in Mobile
2/4

Vanessa Estorach, presidenta de Women in Mobile

--Pregunta: En el debate sobre la presencia de las mujeres en la tecnología, ¿en qué lugar estamos? ¿Cuáles serían los puntos más positivos y los más negativos de la situación actual?

 

--Respuesta: Las mujeres representan un 30% de las personas que trabajan en esta industria. La última publicación de Statista sobre cómo están las mujeres en la industria tecnológica (febrero 2020) validaba lo que estamos viendo en estos últimos años. Hay cada vez más mujeres, pero muy pocas en posiciones técnicas (20% en EEUU, 16% en España). Y solo un 12% de quienes participan en el desarrollo de innovaciones relacionadas con inteligencia artificial y Machine Learning con capacidad de decisión de alto nivel son mujeres. Si los equipos que desarrollan la tecnología del presente (y del futuro) no son diversos, esta tecnología va a replicar y ampliar los sesgos de nuestra sociedad. Por otro lado, también vemos más mujeres en posiciones de liderazgo. Destaca Facebook con un 33% de mujeres en posiciones de este tipo. Sin embargo, los hombres siguen cobrando un 8,9% más que las mujeres en su misma posición según el informe Mujeres y digitalización.

 

--¿A qué achaca la falta de paridad en puestos de alta responsabilidad en este sector?

 

--Imaginémonos una pirámide: a medida que vas subiendo peldaños, menos mujeres encontramos (por diferentes motivos). Y súmale el hecho de que la base (o cantera) cada vez es menos femenina. Como consecuencia, tenemos pocas mujeres en puestos de alta responsabilidad.

 

--¿Qué medidas se pueden tomar para visibilizar a las mujeres en estas disciplinas?

 

--Es responsabilidad de todas y de todos. Creo que los que tienen mayor influencia son los medios de comunicación, que tendrían que mostrar esta paridad, para así servir de inspiración a mujeres y niñas. La educación es otro pilar: si escondemos las referentes femeninas en los libros infantiles y juveniles, ¿cómo vamos a convencerlas de que ellas también pueden trabajar en los sectores STEM?

 

--¿Qué opina de la idea de sufragar el primer año de universidad para las alumnas que elijan una carrera STEM? En cualquier caso, ¿qué le sugieren las políticas públicas de discriminación positiva?

 

--Creo que es en edades más jóvenes en las que podemos convencer a las niñas de que esto de la tecnología también es para ellas. En la edad adolescente (cuando tienen que escoger la carrera universitaria), muchas directamente ya no consideran estas opciones. Si esta idea de sufragar el primer año de universidad está ligada a otras como introducir programación y robótica desde primaria o visibilizar a referentes femeninos en los libros de texto, como comentaba antes, creo que podría ser mucho más exitosa.

 

--¿Cuál ha sido su experiencia personal en un campo tradicionalmente con más presencia masculina que femenina?

 

--Yo me siento muy afortunada porque no he vivido en primera persona ninguna discriminación. Sé de muchas mujeres que forman parte de WiM que no lo han tenido tan fácil. Por ejemplo, a una CMO de una startup barcelonesa no la quisieron entrevistar por ser mujer y entrevistaron a un hombre que estaba en su equipo.

Adela de Toledo, 'country manager' de Pure Storage
3/4

Adela de Toledo, 'country manager' de Pure Storage

--Pregunta: En el debate sobre la presencia de las mujeres en la tecnología, ¿en qué lugar estamos? ¿Cuáles serían los puntos más positivos y los más negativos de la situación actual?

 

--Respuesta: Sigue habiendo más hombres que mujeres trabajando en el sector tecnológico en todo el mundo. Sin embargo, también es cierto que hay muchas más mujeres y niñas trabajando o estudiando este tipo de materia que en el pasado. Por tanto, todos, tanto hombres como mujeres, tenemos un papel que desempeñar para motivar a más mujeres a trabajar y estudiar este tipo de materias.

 

--¿A qué achaca la falta de paridad en puestos de alta responsabilidad en este sector?

 

--Creo que hay muchas mujeres sobresalientes que han contribuido al progreso tecnológico. Por este motivo, hay que visibilizar a estas profesionales para demostrar su talento y resaltar lo interesante que puede llegar a ser este sector. Promoviendo modelos femeninos a seguir conseguiremos una representación justa de las mujeres en este campo.

 

--¿Qué medidas se pueden tomar para visibilizar a las mujeres en estas disciplinas?

 

--La solución debe venir de la mano de los ciudadanos, los profesores y las empresas. Según diferentes estudios la igualdad genera mayores ingresos, empleados más felices y un mejor rendimiento de las compañías. Por tanto, si trabajamos de forma conjunta muchas más mujeres en el sector tecnológico se volverán más visibles. En el caso de Pure, nuestros esfuerzos de diversidad e inclusión se basan en cuatro pilares: reclutar, reinventar, retener y retribuir. Dentro de estos pilares hemos puesto en marcha iniciativas como nuestro programa RISE, diseñado para ayudar a los empleados a desarrollar su carrera profesional. Este programa ofrece acceso a recursos, eventos, formación y tutoría. Igualmente, colaboramos con iniciativas locales para fomentar la tutoría externa y animar a mujeres y niñas a trabajar en el sector IT. También contamos con subvenciones para el desarrollo de la mano de obra. Parte de ellas sirven para reconvertir a los trabajadores y mejorar su cualificación para fomentar de esta forma la diversidad. Por tanto, creo que todos tenemos un papel que desempeñar para poner de relieve lo interesantes y emocionantes que son las materias tecnológicas y por qué las mujeres y las niñas deben considerar trabajar en ellas.

 

--¿Qué opina de la idea de sufragar el primer año de universidad para las alumnas que elijan una carrera STEM? En cualquier caso, ¿qué le sugieren las políticas públicas de discriminación positiva?

 

--Tradicionalmente este ha sido un sector dominado por hombres y es necesario emprender una serie de medidas para que, con el tiempo, la representación femenina se iguale. En mi opinión, cualquier iniciativa que sirva para motivar a las jóvenes a cursar este tipo de materias será una contribución a que en un futuro el número de hombres y mujeres trabajando en el sector sea prácticamente el mismo. Creo que se está trabajando en muchos aspectos por reforzar la igualdad de oportunidades y que es responsabilidad de todos apoyar cualquier política pública que permita hacer realidad esta idea.

 

--¿Cuál ha sido su experiencia personal en un campo tradicionalmente con más presencia masculina que femenina?

 

--Afortunadamente, mi experiencia ha sido positiva. En un puesto anterior descubrí que me pagaban menos que a un compañero que ocupaba el mismo puesto directivo que yo y se corrigió rápidamente. Por suerte, en la actualidad las empresas, sus dirigentes y los empleados valoran al mejor candidato, al mejor profesional y a la mejor aportación, independientemente de su sexo. Me parece que la sociedad profesional identifica y destaca este tipo de trabajo excepcional.

Gloria García Cuadrado, directora de Celestia Aerospace
4/4

Gloria García Cuadrado, directora de Celestia Aerospace

--Pregunta: En el debate sobre la presencia de las mujeres en la tecnología, ¿en qué lugar estamos? ¿Cuáles serían los puntos más positivos y los más negativos de la situación actual?

 

--Respuesta: Creo que estamos aún lejos de una situación que pudiéramos considerar buena, ya no digo ideal. Y es porque partimos de una situación pésima en la valoración y visibilidad de la ciencia y la tecnología en la sociedad, tanto si la protagonizan hombres como si la protagonizan mujeres. Si a esa posición de partida ya de mínimos, le añadimos además el factor femenino, descendemos aún más en el ranking. En general la ciencia y la tecnología necesitan un cambio de actitud social, así como una apuesta e inversión valiente, no a medias. Respecto a la actitud, falta más visibilidad de la ciencia en los medios de comunicación. Que sea por ejemplo una sección fija de todos los telediarios como lo es la política, o el tiempo o los deportes. Y faltan también referentes sociales en los que los jóvenes puedan verse. A nivel de inversión, es necesario aumentar la inversión pública, con un pacto de Estado para blindarla de las vicisitudes políticas, pero también aumentar la privada, fomentando instrumentos de mecenazgo que se utilizan de forma habitual en muchos otros países. A nivel de formación estamos bastante bien, siendo nuestros jóvenes educados en carreras científico técnicas muy valorados en el extranjero. Fallamos en ofrecerles proyectos tractores aquí y buenos sueldos para retenerlos y evitar el éxodo a otros países, donde sus nuevas ideas arraigarán y generarán los beneficios allí, y no aquí donde hemos invertido en su educación. Así es que la hemorragia es doble: de la propia materia gris y de los beneficios derivados de sus ideas. Y falla la sociedad, porque ideas y buenos proyectos no faltan, pero sí la valentía, la apuesta y la facilidad burocrática y gubernamental para poder tirarlos adelante.

 

--¿A qué achaca la falta de paridad en puestos de alta responsabilidad en este sector?

 

--Es absolutamente cultural. En otros países están acostumbrados a ver mujeres directivas y en puestos de responsabilidad. Aquí aún se cierran proyectos tras una copa o un puro, o una partida de golf o de tenis. Eso provoca también que muchas mujeres cometan lo que a mi juicio es un error, “masculinizarse” para acceder a algunos de esos cargos. Creo que hombres y mujeres negociamos de forma diferente. A nosotras, en general, nos gusta negociar con toda la información de la que sea posible disponer, en un ambiente más formal en mesa de despacho, considerando diversos puntos de vista y con un tiempo prudente para valorar opciones. Pero hay decisiones que se deben tomar rápido y con poca información o tirando mucho de favores debidos. Ahí los hombres a veces nos llevan ventaja. Por eso mi práctica y opinión es que los equipos que combinan hombres y mujeres son más fuertes, porque tienen todas estas herramientas a su disposición y pueden escoger una u otra en función de la situación. Por ello comentaba que en mi opinión la “masculinización” para acceder a los puestos de poder es una pérdida de herramientas y de valores.

 

--¿Qué medidas se pueden tomar para visibilizar a las mujeres en estas disciplinas?

 

--Sin duda, más presencia en los medios de comunicación: sección fija de ciencia y tecnología en todos los telediarios, como comentaba, alternando protagonistas masculinos y femeninos. Más programas de ciencia en televisión: esto es una guerra, cuesta mucho que las cadenas apuesten por programas científicos. Y campañas de publicidad que rompan esquemas, con mujeres femeninas, con tacones y los labios pintados, que no te están anunciando un producto o servicio cosmético, sino ciencia y tecnología. Hay que romper esquemas mentales en la cultura: cuando una niña es femenina o coqueta directamente se piensa en ella como modelo o actriz, pero no como científica. No se asocia la feminidad a la ciencia cuando son perfectamente compatibles. Faltan pues campañas de publicidad que rompan estos esquemas mentales falsos.

 

--¿Qué opina de la idea de sufragar el primer año de universidad para las alumnas que elijan una carrera STEM? En cualquier caso, ¿qué le sugieren las políticas públicas de discriminación positiva?

 

--En general no me gustan las políticas de discriminación evidentemente en negativo, pero tampoco en positivo. Pero hay que ser realista y como estamos en una sociedad aún un tanto infantilizada, que no ha madurado en muchos aspectos, hay que recurrir a la obligación porque de otro modo no ocurriría. Así es que no me gusta, pero desgraciadamente es necesario. Lo que tenemos que garantizar si las aplicamos es que las capacidades requeridas las cumplan tanto hombres como mujeres.

 

--¿Cuál ha sido su experiencia personal en un campo tradicionalmente con más presencia masculina que femenina?

 

--A fecha de hoy es imposible no encontrarse con los estereotipos. Y cuidado, que los aplican tanto los hombres como las mujeres, y a veces ellas resultan ser más crueles aplicándolos que los propios hombres. He aprendido a utilizarlo como un detector que me ayuda a ahorrar tiempo: la gente que detecto que no tiene capacidad para superar los estereotipos, sigo siendo muy educada con ellos, como procuro ser con todo el mundo, pero simplemente no demuestran tener las aptitudes que busco para mis equipos, de modo que no las tengo en cuenta para futuros proyectos. Es una especie de “selección de personal” que hago continuamente, y ya no solo a nivel laboral, sino también personal.