Menú Buscar
Un usuario con un móvil conectándose a una red 5G / FREEPIK

El millonario sobrecoste de las restricciones de Reino Unido a la red 5G de Huawei

British Telecom ya advirtió de las graves consecuencias que tendría limitar el uso de los equipos de la firma asiática

3 min

La decisión del gobierno británico, liderado por Boris Johnson, de fijar una cuota máxima de mercado del 35% para los equipos de Huawei en el despliegue de las redes 5G tiene un coste y no es nada pequeño.

Algunas operadoras del país, como British Telecom, ya advirtieron en su día del impacto de estas limitaciones. El golpe podría alcanzar los 500 millones de libras, es decir, más de 550 millones de euros.

Cambios muy costosos

La compañía calcula esta cifra, en un período de unos cinco años, incluyendo los cambios que tendría que realizar en su red móvil 5G, así como en las redes de fibra. En la actualidad, British Telecom utiliza más equipos y torres de Huawei de las permitidas por el Gobierno.

Así, estas nuevas reglas del juego obligarían a la operadora a reemplazar esos componentes y dispositivos por los equipos de otro proveedor.

5G y 4G

En ese sentido, el propio CEO de British Telecom, Philip Jansen, matizó que la seguridad de la red es primordial para la compañía, pero que reemplazar cualquier equipo 5G de Huawei también supondrá eliminar parte de la red 4G, ya que ambos equipos deben de provenir del mismo proveedor, con el coste que eso supone.

Asimismo, las telecos británicas ya habían instado a las autoridades del país a abrirle la puerta a Huawei, algunas ya usan su tecnología 4G y citaban ciertas ventajas tecnológicas con respecto a otros competidores.

El peso de Huawei en el país

De hecho, la presencia de Huawei en Reino Unido ya es relevante y la mayoría de las antenas 5G utilizadas por British Telecom y Three son de la compañía china, que también representa una gran parte de la nueva red de Vodafone.

Por ello, la ventaja inicial de Huawei en estas redes de quinta generación en el país hace difícil y costoso dar marcha atrás ahora mismo.

Las relaciones entre China y Reino Unido

La decisión del Johnson, no obstante, todavía tiene que llegar al Parlamento a finales de este año para su aprobación y el nuevo plan no entraría en vigor hasta 2023.

El representante de Ministerio de Asuntos Exteriores, Simon McDonald, confesó el pasado abril que “el Gobierno fijó unas condiciones muy estrictas" y recordó que China es "un socio muy importante" del Reino Unido.