Menú Buscar
La compañía sueca KRY lanza hoy su APP llamada VIDA en el mercado español

VIDA, la 'app' para consultar al médico sin esperas

Un nuevo servicio aterriza en España ofreciendo la posibilidad de ser atendido en casa de forma confidencial por 20 euros y tiempo ilimitado

3 min

Cada vez hay más apps que intentan dar respuesta a la sobredemanda que existe en el campo de la salud. VIDA es una aplicación recién llegada a España que pretende dar solución a las necesidades médicas de muchas personas, a través del contacto directo con el facultativo, por 20 euros y tiempo ilimitado.

Tras su éxito en Suecia, donde ya conecta a más de 60.000 pacientes con más de 200 médicos, la app aterriza en España para unir a las dos partes sin esperas. “La situación actual de la sanidad en España necesita la tecnología para facilitar el acceso a ella sin tiempos de espera y desde cualquier lugar”, razona su director general, Diego Guzmán.

20 euros la consulta

VIDA ofrece la posibilidad de recibir atención en casa de modo confidencial. La consulta tiene un precio de 20 euros y puede durar el tiempo que sea necesario. Además, cada médico forma parte de su respectivo Colegio de Médicos y cumple con la normativa española.

Tan solo con un dispositivo móvil (smartphones, tablets u ordenador), los usuarios pueden concertar una videoconsulta con los profesionales que podrán diagnosticarles e incluso, en caso de que sea necesario, prescribir una receta.

¿Cómo funciona?

Cuando el usuario solicite una consulta, deberá describir los síntomas o motivos. VIDA también permite la reserva del día y hora que mejor se ajuste al usuario.

A la hora de la consulta, el médico se comunica con los pacientes a través de una videollamada por la app. Por último, las recetas las proporciona de igual manera que en una consulta presencial.

Inversión de seis millones de euros

Para desarrollar este proyecto internacional, el equipo de VIDA ha levantado una ronda de financiación de más de seis millones de euros procedentes de inversores de diferentes países que han apostado por ello. Es el caso de Index Ventures (Londres y San Francisco), Creandum (Estocolmo) y Project A (Berlín).