Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La estación depuradora de El Prat de Llobregat, una de las que participan en el programa del ACA para medir la presencia de coronavirus en el agua / MA

La UB y el ICRA asumen el control del coronavirus en el agua al que aspiraba Madí

El ACA contrata por la vía de la emergencia a ambos centros públicos el control de la presencia de restos genéticos de Covid en las depuradoras

5 min

La Agencia Catalana del Agua (ACA) ha dejado en manos de dos centros universitarios públicos el control de la presencia del coronavirus en las aguas residuales de la comunidad. El contrato que se ha hecho famosos a raíz de las escuchas del caso Voloh, ya que el expolítico de CDC y conseguidor del partido, David Madí, usó su red de influencias entre los neoconvergentes para conseguir que Aigües de Catalunya se hiciese con el contrato.

Así consta en una conversación entre el también presidente ejecutivo de la filial de Aguas de Valencia y Jesús Civera, el número dos de la compañía propiedad de Eugenio Calabuig, avanzada por Crónica Global. Con todo, el departamento de Territorio y Sostenibilidad, liderado por Damià Calvet (JxCat), ha dejado la responsabilidad en manos del Institut Català de Recerca de l’Aigua (ICRA), la Universidad de Barcelona (UB) y el centro tecnológico de Cataluña Eurecat.

Estos se han hecho con un contrato adjudicado por la vía de la emergencia y que tiene un valor de 400.000 euros. Se adjudicó en el marco del estado de alarma y estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2020. 

Llamada de Ribó a Colau

Se cumplen de este modo los malos presagios que Madí relató a Civera y que querían cambiar incluso a través de los Comunes con una llamada del alcalde de Valencia, Joan Ribó, a su homóloga de Barcelona, Ada Colau. El proyecto Red de vigilancia del SARS-COV-2 en aguas residuales que se inició en julio estará tutelado por académicos. De hecho, todo correrá a cargo de las universidades catalanas porque se usarán tres laboratorios de su red para analizar las muestras recogidas.

 

 

Madí habla con Jesús Civera (Aguas de Valencia) de su buena relación con Illa  / CG

Dos de ellos e encuentran en la UB, el de Biología Molecular de Virus Entéricos y el de Virus, Bacterias y Protozoos de interés en Salud Pública y Seguridad Alimentaria. Otro está situado en Reus y lo gestiona Eurecat, el denominado Center for Omics Sciencers (COS). Todo ellos están especializados en analizar virus ambientales y clínicos.

Muestras en las depuradoras públicas

Analizarán las muestras que se recogen una vez por semana de las aguas residuales en las entradas de las 56 depuradoras de titularidad pública de Cataluña, encargadas del saneamiento del 80% de la red. Se analizan con un proceso parecido al de una PCR y en 48 horas los laboratorios pueden determinar la cantidad de trazas genéticas de coronavirus que hay en cada zona geográfica.

Los resultados de esta análisis está a disposición de todos los ciudadanos a través de este portal web. Los portavoces del ACA explican se da este paso para ser más “transparente”. Se ha optado por un sistema de semáforos que simplifican la lectura de los resultados.

Salut y Procicat

Además, se ponen a disposición de los departamentos de Salut y del Procicat. Los responsables de la iniciativa aseguran que la presencia de restos genéticos de coronavirus en las aguas residuales es un dato más para medir la incidencia de la pandemia en el territorio. De hecho, permite incluso tener cierta idea del número de asintomáticos que hay.

Junto a las PCR positivas y los datos de los hospitales deberían ser suficientes para aplicar las medidas que sean adecuadas en cada momento para frenar la expansión del virus. Los datos actuales muestran que la situación no es demasiado optimista en Cataluña.

Destacadas en Crónica Business