Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Presentación de los nuevos vehículos de movilidad urbana de Seat Mó / EUROPA PRESS

Seat da un giro a su proyecto de movilidad compartida con el 'motosharing'

La compañía tendrá 348 licencias para el alquiler de motos, mientras que renuncia al proyecto de 'carsharing' por su elevado coste

4 min

Lo que parecía un abandono de la movilidad compartida tras la salida de Respiro ha resultado ser un cambio de estrategia por parte de Seat. La compañía ha aparcado por el momento el alquiler de coches pero apostará por la moto eléctrica como alternativa. El lanzamiento de Seat Mó, la nueva marca urbana de la firma, tendrá calado en el motosharing con un nuevo modelo de scooter y el aprovisionamiento de 348 licencias en Barcelona.

La presentación de Casa Seat, el nuevo espacio de la firma en el centro de Barcelona, ha venido acompañada de nuevos productos de micromovilidad urbana: un patinete, dos motos y un microcoche. Todos ellos pensados para la venta a particulares, aunque con un modelo destinado para el uso compartido, la eScooter 125, cuya puesta de largo estaba prevista para el pasado Mobile World Congress. Así, será en los próximos días cuando la compañía lance la nueva plataforma centrada en el motosharing.

Aprovisionamiento de licencias

Seat cuenta con 348 de las 7.000 licencias que el Ayuntamiento de Barcelona concedió a los operadores de motosharing el pasado febrero en un concurso no exento de críticas por las empresas, que criticaron el escaso número de permisos. De hecho, durante la presentación de Mó, el responsable de Movilidad Urbana de Seat, Lucas Casasnovas, instó a la alcaldesa Colau a incrementar las licencias.

“El Seat Mó eScooter 125, junto con el Seat Mó eKickScooter 65 —patinete— y la entrada en el mundo del motosharing, demuestran nuestra apuesta por adaptarnos a las nuevas necesidades de las ciudades y sus ciudadanos a través de soluciones de micromovilidad eficientes y sostenibles”, ha asegurado Casasnovas.

Los nuevos vehículos de Seat Mó / EUROPA PRESS
Los nuevos vehículos de Seat Mó / EUROPA PRESS

Abandono de Respiro

La apuesta por Seat Mó y la entrada en la moto compartida llega después del anuncio hace un par de semanas del abandono de Respiro, el proyecto de carsharing que inició en 2018. La empresa tomó la decisión con la intención de contener costes y garantizar la liquidez tras haber mantenido sus plantas cerradas durante varias semanas a causa de la crisis del coronavirus.

Fuentes de Seat reconocen que el coste de mantener una unidad de negocio centrada en el coche compartido requiere una inversión mayor por el coste de los vehículos, mientras que la moto puede resolver la cuestión de la movilidad urbana de forma más asequible. Además, uno de los factores que empujaron a dejar atrás Respiro es el cambio de hábitos a raíz de la pandemia.

China como referencia

Seat mira con atención los movimientos de China, donde la vuelta a la normalidad va por delante de Europa y se ha apreciado un repunte de la compra de coches privados. El pasado mayo la venta de turismos se elevó un 1,9% en comparación con el mismo mes de 2019.

Así, desde la empresa no se terminaba de ver viable a corto plazo un sistema de carsharing que requiere mayores costes por la incorporación de materiales de desinfección.