Menú Buscar
Imagen de la calle Aragón, una de las que permanecen cerrada al tráfico que ha provocado quejas en el Pacto por la Ciudad / TWITTER

Rapapolvo de los comerciantes a Colau por el corte de calles

Los 'botiguers' se sublevan contra el ayuntamiento durante una reunión del Pacto de Ciudad: aseguran que la política anticoches dificulta su recuperación

3 min

Rapapolvo de los comerciantes al equipo de gobierno de Ada Colau por el corte de calles en Barcelona. Botiguers de la Ciudad Condal han aprovechado una reunión del Pacto de Ciudad para cargar contra una política antiautomóvil que, según ellos, daña su facturación.

El episodio se ha producido hoy martes, 9 de junio, durante una sesión virtual de trabajo del Pacto de Ciudad. A la misma, que preside Elsa Artadi (Junts per Catalunya), han acudido representantes de todas las formaciones con representación en el consistorio. Por parte del ejecutivo local estaba el primer teniente de alcalde del área económica, Jaume Collboni. Han comparecido la propia Artadi; Josep Bou (PP); Jordi Castellana (ERC); Paco Sierra (Ciudadanos) y Manuel Valls (Barcelona pel Canvi). BComú ha dado plantón a la reunión y ha delegado en Collboni.

Críticas a los cortes de tráfico

La ausencia de representantes del partido de la alcaldesa no ha sido óbice para que se produjeran fuertes críticas a la política anticoches del gobierno municipal. Según han explicado fuentes conocedoras del contenido de la reunión, se han alzado al menos tres voces de representantes empresariales contra los cortes periódicos de grandes vías y avenidas en la capital catalana.

Uno de ellos habría sido, explican las fuentes consultadas, Lluís Sans, presidente de la Associació Passeig de Gràcia. El propietario de Santa Eulàlia, en la milla de oro de Barcelona, ha unido su voz a otros representantes del comercio para argumentar que el cierre al tráfico rodado estaba provocado caídas de facturación y, por ende, dificultades en la recuperación económica de la ciudad.

Hasta 51 vías cortadas los fines de semana

Cabe recordar que el gobierno municipal ha estrenado en 2020 la iniciativa Obrim Carrers (Abramos las calles). La política se centra en el corte al tráfico rodado de algunas de las grandes vías de la Ciudad Condal como Vía Laietana; la calle Aragón; Gran de Gràcia y Creu Coberta-Carrer de Sants el fin de semana.

A esta iniciativa se le han sumado decenas de calles con paso prohibido a automóviles para facilitar el flujo de transeúntes durante la desescalada. El proyecto, que se extiende a 51 calles los fines de semana por razones de salud pública, se suma a otras actuaciones contra los vehículos a motor en la capital catalana, como la guerra a las motos; el encarecimiento de las zonas verde y azul o la Zona de Bajas Emisiones (ZBE).