Menú Buscar
Imagen de una de las plantas de Marelli, ahora Calsonic Kansei, en Cataluña / CG

Primer acuerdo por la fuga de Nissan de Barcelona

Marelli, proveedor del fabricante automotriz que cerrará sus plantas de Barcelona, alcanza un pacto para un ERE antes del conflicto laboral

4 min

Primer acuerdo en el marco de las negociaciones sobre la marcha de Nissan de Barcelona. Magneti Marelli, proveedor del fabricante automotriz japonés, ha alcanzado una entente con los trabajadores a los que incluyó en un expediente de regulación de empleo (ERE) tras el anuncio de la compañía nipona de que abandonará la Ciudad Condal y dejará de operar sus tres plantas de la Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca.

Según han informado fuentes sindicales de UGT, la fumata blanca en Marelli, que tiene instalaciones en la propia Zona Franca y en Santa Margarida i els Monjos, se alcanzó sobre la bocina el 30 de julio, el último día hábil para que las negociaciones sobre el ERE dieran sus frutos. El pacto, ya ratificado en asamblea, contempla la "salida ordenada" de la factoría que opera dentro del complejo de Nissan en Barcelona y parte del despido de la fábrica situada en la conurbación de la Ciudad Condal.

 

 

Protestas por el cierre de Nissan (junio 2020) / TWITTER

Una entente "muy peleada"

Con lo que respecta a los pagos por extinción de contrato, Marelli, que vendió Fiat Chrysler Automobiles (FCA) a Calsonic Kansei en 2019, pagará 42 días por año trabajado en 30 mensualidades y una gratificación lineal de 6.500 euros para los trabajadores con salarios superiores a los 38.000 euros. En el caso de los empleados que no superen este umbral, recibirán 8.000 euros más la compensación por año trabajado.

Las voces consultadas han precisado que las condiciones se extienden hasta el 31 de marzo de 2022 para el 100% de la plantilla si finalmente Nissan consuma su retirada de la segunda mayor ciudad española. La entente, "positiva" según UGT, se produce después de una larga negociación que ha terminado abortando un inminente conflicto laboral, ya que el 30 de julio era el último día para firmar el acta de no acuerdo en las negociaciones del ERE. "Se ha peleado mucho este acuerdo, pues el ERE lo presenta la empresa por la decisión de una tercera firma, un cliente, no porque se lleve la producción", han explicado las voces consultadas.

Víctima colateral de Nissan

Cabe recordar que el fabricante de componentes para automóviles es uno de los afectados por el anuncio de Nissan de que cerrará sus tres fábricas en Barcelona y área de influencia. Tras confirmar la firma nipona sus intenciones en mayo, Marelli presentó un expediente de despidos para 57 de sus 170 trabajadores de las dos plantas de la Zona Franca y Santa Margarida.

Antes de ello, la enseña ya tuvo que parar su producción en marzo debido a que la crisis del coronavirus impidió que recibiera las piezas que necesita para fabricar los componentes. Ante el parón sufrido debido la pandemia, la empresa tuvo que cerrar un acuerdo de refinanciación. Lo logró en mayo, consiguiendo una inversión de 1.100 millones de euros de bancos japoneses y el fondo de inversión KKR.