Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Manifestación de Intersindical-CSC, el sindicato independentista que apoya Carles Puigdemont, en la huelga del 3 de octubre de 2017 / Cedida

El sindicato de Puigdemont 'purga' a sus responsables sanitarios en plena pandemia

Crisis en Intersindical CSC después de que afiliados de la sección de salud pidieran las cuentas anuales y más transparencia y les contestaran con la expulsión

6 min

¿Qué ocurre en Intersindical-CSC en plena pandemia del coronavirus? El sindicato que promueve el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, y que hace bandera del independentismo, está sumido en una crisis con al menos dos denuncias cruzadas y una expulsión en su sección sanitaria. Las sanciones se produjeron después de que sus responsables pidieran a la dirección rendir cuentas anuales y otros aspectos relacionados con la transparencia de la organización. 

Lo denuncian fuentes del sector sanitario, que alertan de la salida forzosa de al menos un delegado de estas siglas con presencia en la junta de personal de uno de los mayores hospitales de Cataluña: el sanitario que pidió por escrito el estado de cuentas del sindicato desde la toma de posesión del actual secretario general, Sergi Perelló, en un ejercicio de transparencia. Las represalias se habrían extendido al resto de la sección en este centro de salud. ¿Qué dice el sindicato? A preguntas de este medio, nada. 

Petición de cuentas

En el plano factual, lo que constan son los mensajes cruzados entre una y otra parte, a los que ha podido acceder este medio. Por un lado, la sección sindical de enfermos agudos le pide cuatro cosas al secretariado nacional y a la comisión de garantías de Intersindical-CSC. "Información contable del sindicato", incluida la de toda la plataforma y, en particular, la de la sección sindical de la ciudad sanitaria; "comunicaciones entre Sergi Perelló --secretario general-- y Jesús Palomar --responsable de comunicación de la organización-- y dicha sección sindical"; "gestiones en el ámbito de la comunicación" hechas por el propio Perelló y por Palomar; y un "informe de calidad democrática interna del sindicato", con una relación de las reclamaciones recibidas y su estado de tramitación. 

Sergi Perelló y Jesús Palomar, secretrio general y responsable de comunicación de Intersindical / MONTAJE CG
Sergi Perelló y Jesús Palomar, secretario general y responsable de comunicación de Intersindical / MONTAJE CG

Al menos una expulsión

La respuesta de la parte social, al menos por escrito, es clara. Consta la "baja definitiva" de un afiliado "después de un procedimiento interno". La cúpula de la Intersindical CSC alega que existen "actuaciones orientadas a perjudicar la imagen pública y el prestigio del sindicato". Motivos "bien documentados y fundamentados" que justifican, según su punto de vista, la purga de los delegados que les reclaman información. 

A ello se le une el presunto "menosprecio a compañeras y compañeros del sindicato" y el "insulto, ultraje, difamación y acoso en las redes sociales y a nivel personal" de Sergi Perelló y Jesús Palomar. Nueve miembros del secretariado nacional firmaron "por unanimidad" la expulsión. Aseguran que es necesaria para finiquitar "las actitudes tóxicas en el seno del sindicato y, por extensión, en la sociedad". 

"Hay más represalias"

Este medio se ha puesto en contacto con las dos partes, sin obtener respuesta de ninguna de ellas. Otras fuentes conocedoras del conflicto han aportado documentación, han ahondado en el conflicto y, lo que es más, remarcan otro problema interno de Intersindical que ha salido a la luz con el choque con los representates sanitarios. "Ha habido más juicios contra otras secciones sindicales. Si esto pasa en uno de los mayores hospitales de Cataluña, imagina qué no pasará en el resto", lamentan. 

Los mismos interlocutores alertan de que el conflicto ha tomado el camino de los tribunales, con denuncias cruzadas por las dos partes. Atribuyen el pulso a la gestión del equipo de Perelló, que comanda la agrupación laboral desde julio de 2020. 

El ICS, clave

Sea como fuere, el conflicto de Intersindical CSC en sanidad es importante por el equilibrio de los representantes sindicales en la concertación pública.  Las últimas elecciones en el Instituto Catalán de Sanidad (ICS), la mayor empresa pública de Cataluña, auparon a esta fuerza a la sexta plaza, con 26 representantes. Quedó por detrás de los grandes CCOO (71 representantes), Metges de Catalunya (69), UGT (62), Satse (61) y Catac (50). 

La sanidad, pues, fue uno de los sectores en los que Intersindical ganó representatividad y músculo, sus dos grandes objetivos. Aún está lejos de las grandes centrales en Cataluña, que conservan Comisiones Obreras y UGT, pero su triunfo en el ICS fue en su momento destacado. Ahora, la unidad interna se ha roto en un pulso que siembra dudas sobre la gestión de Perelló.