Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, tras firmar el acuerdo para reactivar la economía catalana / EUROPA PRESS

Generalitat, patronales y sindicatos sientan las bases para reactivar la economía

Torra considera un "compromiso histórico" la firma de la hoja de ruta, mientras Foment pide "responsabilidad" a la ciudadanía para evitar otro confinamiento total

6 min

La Generalitat de Cataluña, las patronales catalanas Foment del Treball y Pimec y los sindicatos UGT y CCOO han firmado este lunes el denominado Acuerdo nacional de bases para la reactivación económica con protección social, un documento considerado como la hoja de ruta para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia del coronavirus.

A la firma del acto, que se ha llevado a cabo este lunes en el salón Sant Jordi de la Generalitat, asistieron el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el vicepresidente, Pere Aragonès, la consejera de Empresa, Àngels Chacón, el de Asuntos Sociales, Chakir El Homrani, y los representantes de las organizaciones firmantes.

Agenda 2030 e igualdad de oportunidades

Con el acuerdo, las partes se comprometen a "poner todas las herramientas" para cumplir los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030; en concreto, los que hacen referencia al fin de la pobreza y del hambre y a la salud y el bienestar.

El documento también emplaza a las partes a establecer "criterios de equidad de género y demográficos que garanticen la igualdad de oportunidades para todas las personas"; impulsar una ley de la gente mayor; y promover la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, entre otras medidas.

Torra: "Es un compromiso histórico"

En su discurso, Torra ha destacado el consenso entre las partes: "Es un compromiso histórico de país para hacer que Cataluña avance hacia la recuperación sin dejar a nadie atrás", ha considerado.

El mandatario independentista ha destacado que la estrategia pasa por impulsar la economía de la vida, la digitalización, la transición ecológica y la economía del conocimiento, para lograr un crecimiento económico sostenible e inclusivo. Por ello, ha apostado por políticas presupuestarias expansivas que, según él, se elaborarán con "un objetivo de déficit no inferior al 1%".

Aragonès y el "Estado emprendedor"

Por su parte, Aragonès ha considerado que el compromiso del Ejecutivo catalán es actuar como un auténtico "motor del emprendimiento" y un "Estado emprendedor".

Chacón ha apostado por "crear hoy la empresa del mañana", así como por el equilibro territorial y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, mientras que El Homrani ha defendido que el objetivo del acuerdo es que haya más y mejores instrumentos de activación para el bienestar de la ciudadanía.

Foment apela a la "responsabilidad"

Por lo que respecta a las patronales, el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, ha destacado que el acuerdo es reflejo del pacto, la negociación y el diálogo, y ha resaltado el compromiso de los firmantes por salvaguardar el empleo y crear nuevos puestos de trabajo con la reindustrialización como eje, "a través de la colaboración público-privada y la inversión pública".

Sánchez Llibre ha apelado a "la responsabilidad de todos los ciudadanos de Cataluña para que con esta hoja de ruta pongamos todos nuestros esfuerzos para no parar la economía y entre todos evitar un confinamiento de nuestro país".

Foment, asimismo, ha expresado su compromiso para "dar el máximo de seguridad sanitaria a todos los trabajadores".

Pimec: "Que nadie se quede atrás"

El presidente de la patronal Pimec, Josep González, ha señalado que con este acuerdo el Govern y los agentes sociales y económicos han intentado "que nadie se quede atrás", al tiempo que ha reclamado reforzar las medidas para evitar una mayor caída del sistema productivo.

González ha advertido de que la reconstrucción "no se hace en dos días" y que ésta estará condicionada a la evolución del coronavirus. Una pandemia que, si continúa, hará necesario "arbitrar medidas que ayuden a aguantar nuestro tejido empresarial".

Los sindicatos, críticos

Algo más críticos se han mostrado los líderes sindicales. Camil Ros, de UGT, ha reconocido que, si no fuera por la grave crisis del coronavirus, el sindicato tendría "dudas" sobre si firmar el documento o no, y ha advertido que se trata de un acuerdo de bases que marca el inicio de la negociación, no el final.

Desde CCOO, Javier Pacheco ha lamentado que el acuerdo llega tarde, ya que a su juicio debería haberse hecho en mayo, cuando acabó el estado de alarma, y ha solicitado más recursos para el rastreo de los contagios, el sistema sanitario y el residencial.

En opinión de Pachecho, el acuerdo requiere "concretar compromisos" y, dada la situación política y económica, ve necesario "incrementar la exigencia mutua", por lo que esperan que "todo el mundo, pero sobre todo el Govern", estén a la altura.