Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La esposa de Pedro Sánchez, Begoña Gómez (i); el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), y el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán (d), conversan a su llegada a la cena informal de la OTAN a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno en el Museo del Prado / A. Ortega. Pool - Europa Press

España y Hungría, únicos países de Europa con un impuesto a la banca

El gobierno de Viktor Orban ha anunciado un tributo extraordinario para gravar a las empresas beneficiadas por la escalada de precios

3 min

España y Hungría son los únicos países del ámbito europeo con un impuesto excepcional a la banca para compensar el coste para las familias y empresas derivado de la guerra en Ucrania. Si bien Austria, Bulgaria y Finlandia aplican impuestos al sector, no lo hacen movidos por la coyuntura macroeconómica actual, sino para contribuir a sus respectivos fondos de garantía de depósitos.

Además, países como Italia, Reino Unido, Grecia y Bélgica han anunciado imposiciones extraordinarias sobre los sectores energéticos siguiendo la recomendación de la Comisión Europea a favor de esta medida para compensar la subida de los precios de la electricidad y el gas.

Semejanzas y diferencias

Por tanto, la iniciativa anunciada por el Gobierno va en paralelo a la que aplica el primer ministro de Hungría, Viktor Orban.

Aunque presenta algunas diferencias: el ejecutivo húngaro anunció un tributo extraordinario a sectores “beneficiados” por la subida de la inflación y los precios energéticos que no solo alcanzaría a los bancos y las eléctricas, sino a empresas de más sectores.

Recaudación prevista

La banca húngara afronta una situación diferente a la española, dado que en Hungría el tipo base aplicado por el banco central del país ha pasado del 0,6% en julio de 2020 al 9,75% actual.

Además, la rentabilidad de sus entidades medida como ROE --Return on equity por sus siglas en inglés-- se sitúa en torno al 10%-12% a medio plazo. El objetivo de Budapest es recaudar 2.040 millones de euros en 2022 y 2.080 millones en 2023.

Baja tributación en Hungría

Esto se suma a que Hungría es también un país de baja tributación. Por poner un ejemplo, su impuesto de Sociedades es del 9%, el más bajo de la Unión Europea. También hay otras ventajas fiscales como deducciones, impuesto cero sobre los dividendos e intereses y más de 70 tratados de doble imposición.

En cambio, los bancos españoles soportan más cargas fiscales como el impuesto sobre depósitos, el de Actos Jurídicos Documentados, un tipo de Sociedades del 30% y la restricción a la exención fiscal de los dividendos. En ambos países el sector financiero ha criticado este tributo por considerar que reducirá la capacidad de dar crédito y añadirá más incertidumbre al difícil contexto económico.