Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La alcaldesa Ada Colau (2d) y los concejales Janet Sanz y Eloi Badia, en la presentación de la nueva recogida / EP

La eléctrica pública de Barcelona sube precios y pide auxilio a la banca

Barcelona Energia retoca tarifas al alza, fulmina la fija y pide seis milones al sector financiero, aunque defiende que "sube menos" que otras

6 min

La eléctrica pública de Barcelona nota el impacto del alza del precio de la energía. Barcelona Energia, la comercializadora municipal que impulsó el ayuntamiento de Ada Colau, ha tenido que desplegar diversas medidas para amortiguar el impacto del coste del gas. El más evidente es una subida de precios que la operadora defiende que es "inferior" a la de sus rivales. 

Han alertado de ello fuentes de la oposición municipal, apuntando a que en la última comisión de gobierno se autorizó a la empresa Tractament i Selecció de Residus (Tersa), matriz de Barcelona Energia, a "concertar" una póliza de crédito por valor de seis millones de euros con Caixabank para "atender necesidades de tesorería". Las mismas fuentes han indicado que el movimiento está destinado a la eléctrica pública, pues Tersa es una sociedad saneada, como ha explicado este medio

BCN Energia: "Necesidades puntuales"

¿Qué dice la empresa? A preguntas de este medio, Barcelona Energia ha admitido que "la póliza de crédito responde a posibles necesidades puntuales de tesorería para operar en el mercado eléctrico fruto del aumento de los precios de la energía". 

Una acción promocional de Barcelona Energia, la eléctrica creada por el gobierno municipal de Ada Colau / BE
Una acción de Barcelona Energia, la eléctrica creada por el gobierno municipal de Ada Colau / BE

La eléctrica municipal de Barcelona agrega que el nuevo escenario energético ha provocado que "se intensifique el análisis y seguimiento del mercado energético". También "se ha puesto a disposición de nuestros usuarios nuevas herramientas de eficiencia energética --tales como los informes de eficiencia e instalación de placas solares-- para reducir el importe de la factura". 

Ha subido precios...

Con el alza de los precios del gas, que ha provocado también el repunte de la electricidad, Barcelona Energia también ha tenido que subir precios. Lo explican desde el departamento de atención al cliente, precisando que se han tomado dos tipos de medidas. "La tarifa fija clásica se ha interrumpido y no se ofrece a nuevas altas porque no tiene sentido al quedar superada", señalan. 

Y dos, el operador público "ha encarecido el megavatio por hora". ¿Cuánto? "Es complicado de calcular porque oscila diariamente", defienden. Oficialmente, desde Barcelona Energia defienden que "se han llevado a cabo acciones para contener la factura de sus usuarios". Ello implica "ajustando los márgenes comerciales y optimizando costes", lo que ha provocado que "el aumento de la factura se sitúe sensiblemente por debajo del incremento general". 

... A diferencia de lo que pregonaba

De hecho, el aumento de precios de la eléctrica municipal de Barcelona es noticia porque anteriormente y con aumentos del precio de la luz presumió de no hacerlo, como explicó este medio. La noticia de que BE mantenía tarifas fue rebotada por los círculos cercanos a Barcelona en Comú, partido de la alcaldesa Ada Colau y Eloi Badia, concejal de Emergencia Climática y alma mater de la empresa 100% pública

Pérgola fotovoltaica del Fòrum de Barcelona, fuente de Barcelona Energia / AJBCN
Pérgola fotovoltaica del Fòrum de Barcelona, fuente de Barcelona Energia / AJBCN

Pero es que el entorno es demasiado adverso. Otras comercializadoras minoritarias mucho más consolidadas, como Som Energia, también han tenido que acudir a rondas de financiación para poder ser rentables, detalló Crónica Global. Los precios de la energía están triturando a las empresas pequeñas que no pueden trabajar con economías de escala. Los operadores más débiles lo tienen más complicado. 

Base muy débil de clientes

Todo ello tiene otro factor subyacente: Barcelona Energia ha recibido una fría acogida del mercado. Cuando el ayuntamiento la presentó en 2018, se fijó captar 20.000 cllientes en apenas un año, Logró solo 1.500. De hecho, ni algunas administraciones que dependen de los comunes compran energía a BE. 

Y eso que lo público está sosteniendo el negocio de la operadora municipal. Como explicó Metrópoli en 2021, la eléctrica pública de Barcelona facturó 23,7 millones en 2020, de los cuales 22,5 millones se ingresaron al suministrar energía al propio ayuntamiento que la ha creado. La raquítica base de clientes privados, solo un 3% del total, convenció a la oposición para pedir el cierre del proyecto. No lo lograron por, entre otros, la oposición de BComú