Menú Buscar
Imagen festiva de Google, el primer buscador en occidente, propietaria de Alphabet sospechosa de monopolio publicitario en internet

EEUU quiere acabar con el monopolio publicitario de Google

Los fiscales de 48 estados consideran que su matriz Alphabet restringe la libre competencia y quieren una investigación conjunta sobre Facebook

10.09.2019 10:19 h.
2 min

La fiscalía de 48 estados norteamericanos, el Distrito de Columbia y Puerto Rico han abierto una investigación por monopolio a Google que se centra en Alphabet, la filial dedicada a la comercialización de publicidad en internet.

"Cuando ya no hay una competencia de libre mercado suben los precios, incluso impide que algo se venda como libre y eso perjudica a los consumidores", ha explicado el fiscal general de Florida, Ashley Moody.

Las dudas de la privacidad

"¿Es algo realmente libre si hay cada vez más dudas sobre nuestra privacidad? ¿Es algo realmente libre si los precios de la publicidad online sube debido al control de una sola empresa?", se ha preguntado.

Karl Racine, fiscal general del Distrito de Columbia, no ha descartado una posible coordinación entre la macroinvestigación contra Google y la abierta ya contra Facebook y liderada por la fiscal general de Nueva York, Letitia James. "Ya se verá" si hay "una expansión coordinada", ha apuntado Racine en rueda de prensa.

Cooperación internacional

Para Doug Peterson, fiscal general de Nebraska, es fundamental la cooperación del Departamento de Justicia y de actores internacionales. "Es muy significativo que Reino Unido, Francia, Australia y la Comisión Europea lo estén investigando. Todo apunta a que es un asunto importante", ha argumentado.

Hasta ahora Facebook y Google han sido multados por incumplimientos de la normativa sobre privacidad, pero los montos suponen apenas un pequeño porcentaje de sus beneficios trimestrales. Sin embargo, una investigación por monopolio podría amenazar el propio modelo de negocio de estas empresas, ya que podría obligar a revelar parte del algoritmo de búsqueda de Google o incluso podría forzar a la separación de partes enteras de la compañía, como YouTube.