Menú Buscar
Imagen de archivo de un trabajador de MRW en la plataforma logística de Barcelona / CG

Críticas a MRW por despedir ‘en diferido’

El gigante de la mensajería ha prescindido de 40 trabajadores que previamente fueron subrogados a una empresa de servicios externalizados

20.02.2017 00:00 h.
3 min

MRW está de nuevo en el centro de la diana por su gestión laboral. El grupo de mensajería ha iniciado el ejercicio con un expediente de regulación de empleo (ERE) que los sindicatos del grupo afirman que se ha aplicado con trampa. La firma ha anunciado el despido de 40 empleados de las bases de Coslada y Daganzo de Madrid el próximo junio. No será ni el grupo ni ninguna de sus filiales los que notifiquen que están afectados por el proceso de reestructuración. La carta llevará la firma de CTC Externalización.

Los representantes de los trabajadores aseguran que se trata de una estrategia premeditada para no manchar el nombre de la compañía. MRW, presidida por Mariona Corrales, externalizó el pasado junio 90 empleos de los dos almacenes afectados por el ajuste empresarial y en su call center, ubicado también en Coslada. 

Negociación del convenio de logística

El momento escogido para la operación fue singular. Los mismos interlocutores destacan que la subrogación de la plantilla se ejecutó mientras se negociaba entre el comité de empresa y la dirección de las filiales madrileñas para implementar el convenio de logística. Implicaba una revisión salarial al alza, básicamente, pero este grupo de 90 empleados nunca la llegó a disfrutar.

Pasaron a CTC Externalización, una empresa que era proveedora de servicios y cliente de MRW. Las críticas por el proceso no se hicieron esperar. Fueron a más cuando la dirección reconoció que no se presentaban al concurso para mantener los servicios de mensajería de la compañía dedicada a la electrónica de consumo Media Markt. Se perdió el contrato y de forma seguida se anunció el ERE para los 40 empleados que trabajaban con este cliente.

Los portavoces del grupo de mensajería han declinado hacer ningún comentario al respecto. Los sindicatos temen, asimismo, por la continuidad de los otros 50 trabajadores que se vieron afectados por la subrogación. 

Recortes en Barcelona

El ajuste de plantilla con el que ha iniciado el año MRW, aunque sea en diferido, no se ha limitado a los centros de Madrid. En Barcelona ha aprobado los despidos de ocho personas de distintas sociedades. Dos de ellos vinculados a la anterior etapa de la compañía, cuando la familia Frías controlaba el accionariado. Una directiva con reducción de jornada y un delegado sindical. 

El convenio de empresa que se aprobó a finales de 2015 y empezó a estar vigente en enero de 2016 autoriza el despido del 8% de la plantilla de los centros entre 2017 y 2018.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información