Menú Buscar
Imagen de un autobús del Nitbus, el autobús nocturno que conecta Barcelona con ciudades de la conurbación / CG

El AMB reactiva el polémico concurso del Nitbus tres años después

El autobús de noche al norte de Barcelona, valorado en 240 millones, se retrasa hasta mayo de 2021: el sector estalla

5 min

Tres años después, en marcha. El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha relanzado el concurso del Nitbus del norte de Barcelona, que anuló en noviembre de 2016 tras una bronca batalla política y legal. El servicio de autobús nocturno echa a rodar, aunque muy lentamente: saldrá a licitación en 2020 para comenzar en mayo del año siguiente.

El AMB ha modificado la prealerta [ver aquí] de concurso público en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE). La reseña contiene varios aspectos relevantes. El primero de ellos es que el contrato se fusiona con otra adjudicación pendiente: la del autobús diurno a los municipios del norte de Barcelona. El presupuesto total de la contrata se desconoce, aunque cabe recordar que solo el Nitbus se valoraba en 240 millones. La segunda es que la adjudicación no se pondrá en marcha antes de mayo de 2021, lo que implica que la actual concesionaria, Tusgsal, tiene casi un año para preparar su dosier si aspira a revalidar una contrata que retiene mediante prórrogas.

Tusgsal: "Funcionamos bien"

En conversación con este medio, Frederic Llobet, miembro del consejo de administración de Tusgsal, ha indicado que "la intención de la empresa es concursar de nuevo". Según el directivo, "es pronto" para emitir una valoración del nuevo concurso del Nitbus, pues "se debe esperar a la publicación de los pliegos de condiciones". Con la información que se dispone en estos momentos, Llobet ha destacado que la licitación, "muy potente", la lleva explotando esta cooperativa laboral durante 30 años. "Es evidente que trabajamos bien para la administración, somos eficaces", ha subrayado.

¿Qué le parece el hecho de que el Nitbus salga a concurso con el bus diurno? "Será el Área Metropolitana quien lo explique, pero desde fuera parece que la administración quiere ahorrar. Quizá no tiene sentido sacar dos concursos si los servicios se tienen que renovar", ha opinado el directivo. El hecho de que una misma empresa pueda cazar el contrato único, ¿es positivo? "A mi entender, sí. Si una compañía opera los dos servicios, podrá utilizar los mismos vehículos y optimizar en personal. Gane quien gane, será capaz de explorar sinergias entre noche y día, redundando en un mayor beneficio para el usuario", ha agregado.

Otras compañías: "Rompe las reglas del juego"

Operadoras rivales han afeado al AMB que saque a concurso los dos servicios, día y noche, y que lo retrase hasta 2021. "Rompe totalmente las reglas del juego", han lamentado. Directivos del sector han señalado que la administración que preside Ada Colau "no sólo retrasa el concurso del Nitbus, sino que lo elimina y lo unifica con el servicio diurno, dando más tiempo de ese servicio y pretendiendo eliminar competencia al hacer más difícil la solvencia técnica de kilómetros para empresas del sector". Según ellos, el Área Metropolitana está "muy obsesionada en no hacer participe a empresas del sector limitando voluntariamente la solvencia técnica y económica en los concursos que convoca, tal y como hasta la fecha ha anunciado la ACCO [en referencia a la investigación de Competencia por presunta colusión en el concurso del Aerobús]".

El enfado de parte del sector con el nuevo concurso del Nitbus no hace presagiar nada bueno. Cabe recordar que el anterior concurso, lanzado en 2014, acabó en bronca al adjudicarse Alsa un servicio que Tusgsal venía operando desde hacía décadas. La cooperativa laboral fue apartada de la carrera, ya que no disponía de cocheras en la zona norte de Barcelona, tal y como pedían las plicas. Finalmente, el AMB anuló el proceso, arrebatando el lucrativo contrato a Alsa. Las dos empresas recurrieron a la justicia por motivos distintos: una por ser excluida, y la otra por haber perdido una adjudicación que había ganado. El Área Metropolitana, presionada por UGT y el PSC, accedió a parar la licitación tras recabar un dictamen favorable del Tribunal Catalán Contratos del Sector Público (TCCSP). Su rival anunció acciones judiciales para lograr una indemnización por desistimiento, pero hasta día de hoy no las ha interpuesto.